Zapatillas peligrosas

Un delincuente demanda a Nike por no advertir a los compradores que unas deportivas se pueden convertir en un arma

Estados Unidos tiene fama de ser uno de los países en los que más demandas absurdas y locas se presentan ante los tribunales. El poder judicial dedica un buen número de horas a evaluar la pertinencia o no de solicitudes de juicio que atentan gravemente contra el sentido común. Pero la filosofía de la democracia estadounidense se basa, entre otras cosas, en que todo el mundo tiene derecho a presentar las reclamaciones que considere oportunas aunque una simple mirada permita ver que no llegarán muy lejos. Una de ellas es la que presentó un ciudadano apellidado Clardy, señalado por la policía como proxeneta de un grupo de trabajadoras del sexo.

La demanda presentada por Clardy obedeció a una táctica de su abogado. Clardy fue detenido por la policía y acusado de agredir a un cliente del que sospechaba que intentaba irse sin pagar el servicio. El proxeneta golpeó repetidamente a su víctima con sus zapatillas, nada más y nada menos que las Air Jordan de la marca Nike. En enero de 2014, Clardy respondió a la acusación policial presentando una demanda contra Nike por no haber advertido en la publicidad de las zapatillas que éstas podían causar mucho daño si se utilizaban como arma ofensiva, ya que él nunca hubiera sospechado que podían causar dolor. El grado de estupidez de la demanda era tal que Clardy demandó a Nike y también a su presidente, el conocido multimillonario Phil Knight, al que pedía una indemnización de 100 millones de dólares.

La demanda no prosperó y Clardy fue sentenciado a pasar una larga temporada en prisión. Para los abogados de Nike, la tarea fue sencilla. Solo precisaron de una intervención ante el juez que duró apenas minuto y medio. El tribunal no necesitó más tiempo para dictaminar una sentencia absolutoria a favor de Nike.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro