pagos de alquiler

¿Y si no puedo pagar mi vivienda a causa del COVID-19?

Muchas familias se han visto en la situación de reducir o retrasar el pago de los alquileres.
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto

Es un hecho. Los servicios públicos de empleo (SEPE) han reconocido ya 620.000 prestaciones por desempleo de trabajadores sujetos a expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). El COVID-19 ha obligado a unas 250.000 empresas (a falta de concretar los datos en algunas comunidades) a solicitar esta ayuda, según afirmaba Yolanda Díaz, Ministra de Empleo.

Muchas familias se han visto en la situación de reducir o retrasar el pago de los alquileres, modificar los plazos o solicitar ayudas públicas. Según Lefebvre, especialistas en información jurídica, una de las consultas más solicitadas estos días ha sido precisamente esta; la posibilidad de suspender pagos. 

Los especialistas afirman que “ni la legislación vigente ni las últimas medidas tomadas sobre los arrendamientos, para paliar las consecuencias de la crisis sanitaria contemplan esta posibilidad. Sin embargo, podría resultar de aplicación la doctrina fijada por la Sala primera del Tribunal Supremo. El régimen de la cláusula rebus sic stantibus, indica que los Tribunales pueden considerar legítima la reducción de la renta inicialmente pactada para ciertos negocios, aunque siempre en función de las circunstancias concretas de cada caso”. 

Inquilinos: 

Para aquellos inquilinos de vivienda habitual que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica debido al COVID-19, es posible solicitar un aplazamiento temporal y extraordinario del pago de la cuota de alquiler. 

La situación de vulnerabilidad puede venir dada del desempleo como consecuencia de un ERTE donde su jornada ha sido reducida o, si es un empresario, ha sufrido una pérdida sustancial de ingresos. 

Para ello, el conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar, no ha de superar, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria, tres, cuatro, o cinco veces el IPREM. Estos límites podrán verse incrementados dependiendo del número de hijos o de personas mayores de 65 años que formen parte de la unidad familiar. 

Situación de Vulnerabilidad

La situación de vulnerabilidad está definida por el BOE. Así pues, se considerará vulnerabilidad cuando, los gastos y suministros básicos de la vivienda habitual – electricidad, gas, gasoil para calefacción, agua, servicios de telecomunicación fija y móvil, y cuotas de comunidad – sean superiores o iguales al 35% de los ingresos netos percibidos por el conjunto de los miembros de la unidad familiar.

Una respuesta

  1. Buenas tardes.
    Hace un año solicité un préstamo hipotecario para pagar la vivienda en la que habito.
    El banco me propuso contratar con ellos un seguro de accidentes para cubrir el pago.
    Esta a punto de cumplir y me gustaría revisarlo.
    Me podrían informar de otras alternativas a contratar el seguro con el banco ? Gracias
    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar