Vivo en el bajo y no quiero pagar el ascensor

Si has vivido alguna vez en una planta baja, seguro que te ha surgido la duda de por qué debes pagar el ascensor

Puede parecer coherente que alguien que vive en un bajo o que dispone de un local a pie de calle en el edificio no quiera pagar el ascensor. Pero entrando un poco en la materia, vemos que no es tan simple.

Si nos ceñimos a la Ley de Propiedad Horizontal (LPH), interpretamos que los dueños de los bajos y de los locales comerciales no están exentos de pagar la instalación del ascensor. Pensemos que esto supone una revalorización del edificio y en este caso sí que beneficia a todos los propietarios.

En estos casos que son un poco “sensibles” siempre debemos ceñirnos a la Ley, aunque a veces no resulta tan explícita como quisiéramos o no contempla algunas excepciones o matices. Para saber cuántos votos se necesitan para que en tu comunidad se proceda a la instalación del ascensor debemos acudir a la Ley 8/2013, de 26 de junio, de Rehabilitación, Regeneración y Renovación urbanas, publicada en el BOE el 27/06/2013. Allí se modificó el artículo 17.2 de la LPH para establecer que, en caso de querer instalar un ascensor en la comunidad, será necesario el voto favorable de la mayoría de los propietarios, es decir, lo que represente la mayoría de las cuotas de participación. Para ello, es necesario estar al voto presente y esperar hasta un mes para que quienes no hayan podido asistir manifiesten su voto.

No obstante, si en el edificio habita una persona mayor de 70 años o que sufra alguna discapacidad y solicita la instalación del ascensor, será obligatoria la instalación sin necesidad de mayorías. De hecho, en el artículo 10 de la LPH explica que la instalación de un ascensor supone una medida u obra necesaria para garantizar la accesibilidad universal del edificio. Según se contempla en el citado artículo: “Tendrá carácter obligatorio y no requerirá de acuerdo previo de la Junta de propietarios la instalación de rampas, ascensores u otros dispositivos mecánicos y electrónicos que favorezcan la orientación o su comunicación con el exterior, siempre que el importe repercutido anualmente de las mismas, una vez descontadas las subvenciones o ayudas públicas, no exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes. No eliminará el carácter obligatorio de estas obras el hecho de que el resto de su coste, más allá de las citadas mensualidades, sea asumido por quienes las hayan requerido“.

Teniendo en cuenta lo explicado anteriormente,  si se aprueba la instalación del ascensor, todos los propietarios deberán hacerse cargo de los gastos que conlleve. Así que si eres titular de un bajo, te toca contribuir a la instalación del ascensor en proporción a tu cuota asignada.

Pero una vez aclarado esto, surge otro dilema, ¿los propietarios de bajos tienen que pagar los gastos de mantenimiento del ascensor? En principio sí pero se puede negociar. La ley no tiene ningún epígrafe o cláusula específico que exima a los propietarios de bajos de pagar el mantenimiento del ascensor. No obstante, pueden librarse si así lo contemplan los estatutos de la comunidad o si se llega a un acuerdo aprobado por mayoría en junta.

Como solemos aconsejaros, siempre es bueno consultar con expertos en comunidades que puedan asesoraros si surgen imprevistos, derramas o gastos extraordinarios.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro