5 claves para elegir un seguro de Vida

Redacción
9 de febrero de 2018

El seguro de vida suele plantearse como opción a partir de los 40 años y en especial si se tienen hijos o familiares a nuestro cargo. En esta situación, asegurar el futuro de nuestros seres queridos en caso de muerte o accidente es una tranquilidad que cerca de 21 millones de personas ya han elegido en España.

Si estás pensando en contratar un seguro de Vida debes saber que las opciones a tu alcance son variadas y es necesario valorar algunos factores antes de contratar:

Condiciones de fallecimiento
Esta es la principal cobertura del seguro de vida. El pago de una cuota al seguro nos permite que el beneficiario que elijamos cobre una indemnización en el caso de fallecer el asegurado. Es importante fijarse en las condiciones que nos ofrece la póliza para poder cobrar esta indemnización. En este sentido, hay que tener en cuenta, por ejemplo, que habitualmente se excluyen tres situaciones:

  • El suicidio del contratante durante el primer año
  • Que el beneficiario del seguro cause intencionadamente la muerte del asegurado
  • Que el fallecimiento se produzca durante una guerra u otra situación extraordinaria

Condiciones de invalidez
El seguro de vida también puede cubrir la invalidez como complemento al fallecimiento, una cláusula muy útil en el caso que el asegurado sea la principal fuente de ingresos de la familia. Si desgraciadamente esta persona sufriera un accidente o una enfermedad y no pudiera volver a trabajar esta cobertura nos daría un apoyo y una seguridad económica. Existen varios tipos de invalidez y será necesario valorar cuál nos interesa más, la incapacidad absoluta por ejemplo, ofrecerá protección económica en el caso de no poder volver a trabajar; la incapacidad permanente total en cambio sería la idónea si no pudiéramos ejercer nuestra profesión pero sí un trabajo menos cualificado.

Temporalidad
Es posible adaptar el pago de las cuotas y por lo tanto, no siempre será necesario pagar un seguro de por vida. También existe la opción de un seguro temporal que podemos pagar durante un tiempo determinado desde unos pocos días hasta unos años concretos o incluso, hasta una edad determinada. En este caso, la aseguradora valorará las condiciones de ese periodo y los riesgos a los que se expone el asegurado para fijar la prima.

Compensación económica
La compensación económica de un seguro de Vida puede variar y es antes de firmar el contrato, cuando debemos elegir qué capital queremos asegurar y cómo será el pago de este mismo, ya sea si lo cobra un beneficiario en el caso de nuestro fallecimiento o si lo cobramos nosotros mismos por invalidez.

A la hora de elegir el capital que queremos asegurar podemos tomar como referencia nuestros ingresos anuales. Según los expertos, un seguro de vida debería cubrir entre tres y cinco veces los ingresos anuales de la familia. En España, según datos de Unespa, los hombres aseguran una media de 42.082€, las mujeres en cambio bajan la cifra hasta los 34.006€.

No debemos olvidar tampoco que podemos elegir la forma de cobro, en una sola vez (pago en capital) o en pagos periódicos (en forma de renta).

Los beneficiarios
No solo podemos elegir un beneficiario sino que pueden ser varios y además podemos cambiarlos en cualquier momento y tantas veces como queramos. Aún así, lo más recomendable es informar siempre a quién elijamos de la existencia de nuestro seguro pues en numerosos casos el asegurado no lo ha explicado y los beneficiaros se han quedado sin cobrar la indemnización por desconocimiento.

Además de estas cláusulas, el seguro de Vida también puede emplearse como un método de ahorro, de forma que el asegurado puede recuperar el dinero invertido pasado un tiempo, lo más habitual es en la jubilación.

Si a pesar de estos consejos aún no lo tienes claro, te recomendamos que acudas a un profesional que te asesore y te ayude a elegir el seguro de vida que mejor se adapte a ti.

Protégete de los ciberataques, aún estás a tiempo

Redacción
26 de enero de 2018

Los ciberdelitos, con el uso indebido de datos personales entre ellos, son una amenaza real para cualquiera persona o empresa. Pero hay una forma de protegerse.

La concienciación de los ciudadanos sobre los derechos y las responsabilidades entorno a la Protección de Datos son ya una necesidad imperante debido a los crecientes ciberataques y abusos en la red. Por ello, hace ya seis años la Comisión Europea, el Consejo de Europa y las autoridades de Protección de Datos de la Unión Europea establecieron el 28 de enero como Día de la Protección de Datos. El objetivo, sensibilizar a la población e informarles de los riesgos que corren sus datos personales si no tienen la protección adecuada en el entorno digital.

2017 el año del cibercrimen
Aunque los ciberriesgos y los ciberataques han ido creciendo de forma exponencial en los últimos años, el pasado 2017 pasará a la historia por grandes sucesos a nivel mundial como el ransomware WannaCry que afectó a 99 países y supuso pérdidas de cerca de 4.000 millones de dólares. Este fue probablemente el caso más sonado, pero según un estudio de Symantec, casi 700 millones de personas de 21 países distintos “han experimentado alguna forma de delito cibernético”. “El problema – tal como denuncian desde la compañía Affinion – se agrava por el hecho de que gran parte de los afectados no saben a quién recurrir”.

En este escenario, las corporaciones financieras y aseguradoras son grandes objetivos para los ciberdelincuentes dada la sensibilidad de los datos que manejan, información personal y altamente comprometida. Sin embargo, actualmente cualquiera podría ser víctima de un robo o un abuso de nuestros datos personales, ya sea a nivel empresarial o personal.

Por ello, las autoridades competentes como la Agencia Española de Protección de Datos promueve fáciles consejos de aplicación diaria que pueden frenar los ciberdelitos aunque vista la profesionalización y alcance de las últimas infracciones, y con la voluntad de dar un apoyo real a las víctimas, el sector asegurador ha desarrollado productos que permiten cubrirse las espaldas ante estas peligrosas situaciones.

Soy una empresa, ¿qué puedo hacer?
El mercado de los seguros ciberriesgos se ha ido ampliando en los últimos años y son muchas las coberturas que ofrecen actualmente. Si queremos proteger nuestra empresa, este tipo de pólizas pueden ayudarnos a cubrir los gastos de restauración de los sistemas de control, de descontaminación del malware, de la recuperación de datos e incluso nos pueden indemnizar por la pérdida de beneficios. Pero como también estaremos expuestos a posibles denuncias de nuestros clientes por incumplimiento de la Ley de Protección de Datos o la Ley de de Servicios de la Sociedad de la Información, estos seguros incluyen la defensa jurídica, el pago de fianzas y hasta de las posibles sanciones que nos impongan.

Soy un particular, ¿también me afecta?
Sí, también puedes ser víctima de un mal uso de tus datos privados. Uno de los casos más típicos es el robo o hackeo de tarjetas y cuentas bancarias, pero también la difusión de información, imágenes o vídeos privados de forma pública. Aquí las redes sociales juegan un gran papel.

Estos riesgos se agravan en el caso de los menores, y es con ellos con los que debemos extremar las precauciones. Las recomendaciones básicas son ejercer un control del uso que hacen de internet, saber qué páginas visitan y qué información comparten. Pero más importante es la pedagogía, explicarles los peligros que corren y enseñarles a ser autosuficientes en el manejo de internet y las nuevas tecnologías.

Si aún así queremos estar seguros que nada malo les ocurre a nuestros pequeños, ya existen productos aseguradores que permiten controlar y denegar el acceso a determinadas páginas web a través de apps especializadas, como un servicio más de los seguros familiares. En concreto, se incluyen servicios como el rastreo y eliminación de información, el software de control parental, la geolocalización y bloqueo de smartphone, y por supuesto, la defensa y la reclamación legal.

Para conocer todas las opciones disponibles en el mercado y evaluar cuál de ellas se adapta mejor a nuestras necesidades recomendamos acudir a un profesional que nos asesore y nos ayude en todos los trámites de comparación y contratación.

Tu seguro de Hogar al rescate

Redacción
30 de octubre de 2017

Atrás quedan los días en los que el Seguro de Hogar solo cubría daños como el de incendios o inundación. Las compañías aseguradoras están ampliando sus coberturas y ya ofrecen servicios tan útiles como la asistencia informática, la veterinaria o la del conocido ‘manitas’, un profesional que puede ayudarte en tus tareas de bricolaje. Tal como ha declarado la patronal del seguro, Unespa, “tu seguro podría tener la solución al problema aunque no lo sepas”.

Fuente vídeo: Unespa

Una flota de drones vigilará las carreteras españolas

Redacción
19 de enero de 2017

2017 cerró el año con un total de 1.200 fallecidos por accidente de tráfico. Este aumento de la siniestralidad en las carreteras españolas ha hecho que la Dirección General de Tráfico (DGT) inicie un plan de choque para combatir las infracciones y los accidentes de tráfico.

A través de una nueva Ley de Tráfico y Seguridad Vial se incrementará la educación y la formación de los conductores pero también se iniciarán algunas medidas directas como un plan contra la velocidad. Al respecto, el director general de la DGT, Gregorio Serrano, ha anunciado las medidas para aumentar el control de la circulación que se vehicularán a través de un aumento de los radares en carretera, la aprobación de un nuevo plan integral de lucha contra el alcohol y drogas en la conducción, y la adquisición de una flota de drones, entre otros compromisos en materia de educación, formación o investigación.

Aunque se prevé que la implantación total de las aeronaves no tripuladas llegue a finales de 2019, ya se están preparando algunas pruebas piloto por ejemplo en Valencia, donde agentes de la policía local ya han sido formados en el manejo de estas aeronaves con fines de control de tráfico.

Las principales ventajas de estos aparatos son económicas y de accesibilidad. Su coste y mantenimiento es mucho más barato que el de los helicópteros que ahora se utilizan y al no estar tripuladas, las condiciones medioambientales y de luz ya no serán un inconveniente. Según ha informado la DGT estos drones se utilizarán, inicialmente, en carreteras interurbanas, debido a sus limitaciones de autonomía y distancia de control remoto.

Con esta iniciativa España sigue el ejemplo de países como Francia, donde ya se utilizan los drones para garantizar la seguridad vial con muy buenos resultados.

5 claves para elegir un seguro de salud

Redacción
11 de enero de 2018

La oferta es cada vez mayor y no siempre es fácil decidirse por un seguro de salud concreto. Te contamos qué puntos pueden ser determinantes para encontrar tu seguro perfecto.

A pesar de tener uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, la crisis en España ha traído recortes y la saturación de los recursos humanos y materiales. Por ello cada vez son más las personas que se deciden por un seguro médico privado que complemente los servicios públicos. Este tipo de pólizas garantizan una alta calidad médica, con tiempos eficientes y una atención personalizada, pero no siempre es fácil encontrar la oferta adecuada debido a la gran variedad de opciones.

DKV, compañía especializada en servicios de salud privada, ha editado el libro ‘El seguro de salud para dummies’ que explica de una forma clara y sencilla en qué consiste un seguro de salud y qué podemos esperar de él:

¿Qué es un seguro de salud?
Se trata de un contrato que te permite acceder a una red de médicos, profesionales de la salud y clínicas. A cambio de una tarifa mensual o anual, la compañía aseguradora abona los costes de esa asistencia.

¿Por qué debería contratar una asistencia privada si tengo una pública y gratuita?
La asistencia privada garantiza a sus clientes/pacientes mayor agilidad en los tiempos de espera, calidad de profesionales y centros médicos, flexibilidad en horarios de atención y libertad de elección, entre muchos otros.

¿Qué tipos de seguro hay?
Hay dos tipos de pólizas, la de ‘cuadro médico’ y la de ‘reembolso’. La primera, tal como explican desde DKV, te permite tener a tu disposición una amplia lista de centros y profesionales médicos a cambio de una tarifa mensual o anual. En la segunda, la de reembolso, el cliente escoge el especialista que desea (sea o no del cuadro de la compañía), y paga directamente la visita o los tratamientos al momento. Será después cuando la aseguradora le reembolsará todo o una parte del dinero según la póliza que haya contratado.

A partir de aquí las variantes son múltiples y por eso proponemos una lista de los factores clave en los que fijarnos para decidir qué seguro se adapta mejor a nuestras necesidades:

1.El cuadro médico
Es importante revisar qué servicios, especialidades médicas y centros hospitalarios tienes a tu disposición. Revisa los que tienes cerca de tu área pero no olvides que tu seguro médico también puede darte asistencia en el resto del territorio nacional y en el extranjero.

2.Coberturas especiales
Puedes complementar el seguro básico según tus necesidades, añadiendo coberturas específicas. Incluso algunos seguros ofrecen especialidades no incluidas en la cobertura sanitaria pública.

3.Copago
Es interesante saber que tienes la opción de copago. Si acudes con poca frecuencia al médico y gozas de una buena salud esta opción puede salirte más rentable al final del año. Consiste en pagar una tarifa fija y una variable en función de las veces que has acudido al médico. La fija será más barata que sin copago y la variable, dependerá de la especialidad médica, pero suele ir de 1 a 20 euros por visita. Tal como explica DKV, esta modalidad beneficia a las personas sanas y fomenta un uso responsable de los servicios.

4.Carencia
Cuando contratamos un seguro debemos tener en cuenta el periodo de ‘carencia’, este es el tiempo que debemos esperar para hacer uso de determinados servicios médicos. Es decir, no podremos contratar una póliza y, por ejemplo, solicitar una operación grave al día siguiente. Por ello, si tenemos alguna enfermedad o dolencia antes de contratar un seguro médico es necesario informarse del tiempo que se nos exige esperar antes de podernos tratar.

5.Innovación
Cada vez son más los avances tecnológicos en materia de salud, pero también en la gestión de nuestros datos como pacientes e incluso en los trámites administrativos. Por ello, recomendamos informarnos de los servicios que ofrece cada compañía para valorar los que nos puedan ser de más utilidad.

Si a pesar de estos consejos aún no lo tienes claro, te recomendamos que acudas a un profesional que te asesore y te ayude a elegir el seguro médico que más se adapte a ti.

¿Buenos propósitos para empezar el año? Que no te falte el seguro

Redacción
5 de enero de 2018

Las pólizas te ayudan a prevenir riesgos y a tener una mayor estabilidad financiera

Año nuevo, vida nueva. Al comenzar el año solemos hacernos mentalmente una lista de buenos propósitos que queremos introducir en nuestra vida. Los más comunes son hacer ejercicio, cuidar nuestra salud, dedicarnos más tiempo a nosotros y a nuestra familia, ahorrar, invertir en nuestra formación… Pero raras veces incluimos en esta lista virtual la necesidad de revisar nuestros seguros y ponernos al día con ellos. A diario nos exponemos a multitud de situaciones imprevistas que pueden afectar a nuestra estabilidad financiera. Contratar un seguro es una manera de blindar la situación económica familiar y proteger el patrimonio.No es frecuente considerar la contratación de seguros como una prioridad, pese a tratarse de un producto muy útil y necesario. La sofisticación a la que se ha llegado hace que actualmente exista todo tipo de seguros y con todos los condicionantes que queramos añadirles. Estos son algunos de los más habituales en nuestro día a día, y que no deberían faltar en este año que empieza:

Seguro de coches
Es obligatorio, pero existen varias modalidades. La cobertura completa incluye todo: daños materiales, robo, daños a terceros, gastos médicos de todos los implicados, asesoría legal y asistencia vial. Hay coberturas más limitadas que cubren algunos de estos supuestos hasta llegar a la cobertura básica, que se basa en la responsabilidad civil y cubre esencialmente los daños a terceros, más algunos servicios como asesoría legal y asistencia vial.

Seguro del hogar
Es una de las mejores decisiones que se pueden tomar al iniciar el año: revisar qué seguro tenemos y cerciorarse de renovarlo incluyendo todo aquello que consideramos necesario. Lo primero es tener asegurado el continente (las paredes e instalaciones) y el contenido (muebles, joyas, electrodomésticos y todo aquello de valor que hay dentro de la vivienda).

Seguro de salud
Es imprescindible leer la letra pequeña y estar seguro de incluir todos los supuestos que son necesarios en nuestro caso concreto. Este tipo de seguros incluye selección de médicos y centros hospitalarios. Es muy importante fijarse en qué especialidades están incluidas dentro de nuestra póliza para no llevarnos sorpresas cuando queramos utilizar ciertos servicios. En países como España, este seguro suele ser complementario de los servicios que ya recibimos como ciudadanos a través de la Seguridad Social.

Seguro de decesos
Aunque no es agradable pensar en el momento de la muerte, este seguro puede dar un gran alivio a nuestros familiares en el caso de nuestro fallecimiento. No sólo se hace cargo de los gastos del sepelio (hasta el límite asegurado), sino que también puede ofrecer ayuda en la gestión de los trámites evitando preocupaciones innecesarias a nuestros seres queridos.

Seguro de vida
Este tipo de seguros son muy habituales en personas con cargas familiares o que les preocupa dejar desprotegidos económicamente a sus más allegados en caso de fallecer. Así, nos permite dejar una cantidad económica a modo de indemnización a las personas que elijamos como beneficiarias. Igualmente, este seguro también se puede ampliar para cubrir no solo la muerte, sino una inesperada invalidez o dependencia de la persona que contrate el seguro.

Además de los seguros básicos, es bueno tener en cuenta nuestras características personales, ¿somos autónomos?, ¿nos gusta practicar algún tipo de deporte?, ¿nos encanta viajar?…La lista es interminable pero sí es recomendable reflexionar sobre nuestras actividades diarias y valorar qué coberturas podrían sacarnos de un apuro.

Por ejemplo, un asunto tan cotidiano como una disputa entre vecinos, una reclamación por un mal servicio o una compra defectuosa, tienen fácil solución con la contratación de un seguro de defensa jurídica que nos ayude con los trámites y nos asesore en las cuestiones legales. Si vamos a pasar nuestras vacaciones en el extranjero es más que recomendable tener un seguro de viaje que se haga cargo de los gastos médicos pero también de otros percances como la pérdida de maletas o los gastos de cancelación. Un seguro de bicicletas nos podría cubrir el robo pero también la responsabilidad civil en caso de accidente. Y hasta en nuestra vida profesional deberíamos tener en cuenta ayudas como los seguros por incapacidad laboral transitoria o de responsabilidad civil.