¿Vas al gimnasio habitualmente? Conoce tus derechos

Un seguro para deportistas te cubre en caso de lesiones durante tu entrenamiento

Actualmente, a la mayoría nos preocupa cuidar nuestra salud y mantenernos en forma. Por eso, los gimnasios cada vez cuentan con un mayor número de clientes. Ahora bien, como usuario de estas instalaciones deportivas, ¿sabes cuáles son tus derechos?

En primer lugar, una vez das el paso de apuntarte al gimnasio, debes comprobar que en el contrato que firmas con el centro no existe ninguna cláusula que pueda considerarse como abusiva. Como, por ejemplo, las que contemplen subidas de precio, cambio de horario o supresión de actividades de forma unilateral y sin previo aviso.

Por otra parte, debes saber que también tienes derecho a recibir publicidad del gimnasio que sea veraz, cierta y no induzca a error. El centro está obligado a colocar en lugar visible y en castellano información sobre su lista de tarifas y de las actividades que ofertan y la información sobre lo que incluye cada una.

En el caso de que el establecimiento venda productos deportivos como ropa o complementos alimenticios, estos deben estar etiquetados en lengua española y debe figurar el precio de venta al público. Además, los productos alimenticios deberán contar con la correspondiente etiqueta de información nutricional.

Como usuario puedes solicitar una copia de la factura por el pago de los servicios que has contratado o una copia del ticket de compra de los productos que has adquirido dentro del gimnasio.

En cuanto al abono de cuotas, puedes exigir al gimnasio que el correspondiente pago de las mismas se haga mediante cualquiera de las modalidades que la ley admite.

Por su parte el centro deportivo, aparte de contar con las licencias oportunas; encargarse del cuidado y mantenimiento de las instalaciones; deberá contar con el seguro obligatorio de responsabilidad civil. Si vas habitualmente al gimnasio, te habrás dado cuenta que hay una gran cantidad de máquinas, pesas…, con las cuales puedes lesionarte. Precisamente, por ello, estos centros deben contar con este tipo de pólizas, para poder indemnizarte en caso de accidente.

Imagínate que estás haciendo ejercicio y se te quedan atrapados los dedos en la máquina de musculación o bien que te lesionas por falta de mantenimiento o ausencia de mecanismos de protección en la máquina. Pues en este caso, el centro debería compensarte económicamente por los daños ocasionados.

Ahora bien, si eres un deportista nato y vas cada día al gimnasio, te conviene contar con un seguro para deportistas, ya que así te cubriría las lesiones derivadas de la práctica habitual de tu entrenamiento. Cabe remarcar que el de responsabilidad civil del centro, sólo cubre los daños o accidentes debidos a la negligencia, el mal funcionamiento de las máquinas o instalaciones. Pero, no los daños que te hagas entrenando. También, es una muy buena opción complementarlo con un seguro médico. De esta forma, si padeces una lesión, podrás elegir entre una amplia variedad de centros de rehabilitación o entre los mejores profesionales sanitarios.

En definitiva, si practicas deporte cada día; no te olvides de contratar este tipo de seguros. En caso de duda, te recomendamos que te pongas en contacto con profesionales del sector.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro