Cuando la sospecha no basta

tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

Redacción
9 de noviembre de 2017

La Audiencia de Ourense exculpa a la propietaria y al conductor habitual del vehículo, acusados por la compañía de simular un fraude

Tener indicios o sospechas de un posible fraude contra la compañía aseguradora no basta para denegar la indemnización correspondiente, según una sentencia de la Audiencia de Ourense. El tribunal exculpa a una madre y su hijo, acusados por una compañía de seguros de simular un accidente, según informa La Voz de Galicia. Los dos acusados, propietaria y conductor habitual del vehículo, respectivamente, fueron acusados por la compañía Pelayo de fingir un accidente para cobrar la indemnización.

La sentencia indica que tener «meras sospechas» sobre la posibilidad de que un accidente de tráfico no se produjera como el conductor dice y en contra de la opinion de su compañía aseguradora, «no son pruebas concluyentes que permitan apreciar la concurrencia del engaño» de forma suficiente para apreciar delito de estafa o falso testimonio. La Audiencia de Ourense ha determinado que los dos acusados no son culpables. El accidente se produjo en enero de 2012.

La compañía Pelayo denegó la indemnización porque creía que se trataba de un accidente simulado. Según La Voz de Galicia, la madre y su hijo reclamaron y consiguieron que les dieran la razón, primero en un juzgado de instancia y después en la sección civil de la Audiencia. Pelayo, al agotar la vía civil, trasladó el caso al ámbito penal y consiguió que la fiscalía se pusiera de su lado, lo que hizo que los dos clientes fueran acusados de estafa y falso testimonio.

Entre los llamados a declarar ante el juez hubo peritos y especialistas de la Guardia Civil que dudaban de la veracidad del relato del conductor, pero no hubo ningún testigo presencial del accidente. La Audiencia, según informa el rotativo gallego, afirma que Pelayo no ha aportado pruebas de peso para contradecir la presunción de inocencia y valora positivamente que el acusado mantuviera siempre su versión, según la cual se quedó dormido, chocó contra una valla y salió despedido del coche.

Ver: El peligro de ir en moto por Ibiza

Te puede interesar

posiciones en el coche

Los pies en el salpicadero y otros riesgos en el coche

¿Quién no ha conducido con una sola mano al volante o ha puesto los pies en el salpicadero yendo de copiloto? ¿Y una siesta en los asientos traseros? Hay posiciones en el coche que se convierten en un riesgo, pero son habituales en la carretera a pesar de estar prohibidas.