Uber, inocente: segunda oportunidad para el coche sin conductor

El atropello mortal protagonizado por el vehículo autónomo era inevitable

El coche que circula sin conductor ha salvado el primer intento de ser arrinconado. La policía de Tempe, en el estado norteamericano de Arizona, ha afirmado sin ninguna duda que el accidente mortal causado por un vehículo no tripulado perteneciente al flota de Uber era «completamente imposible» de evitar, tanto si el sistema autónomo del vehículo estuviese al mando como si el coche hubiese sido conducido por una persona. O sea, el coche es inocente. El accidente provocó la muerte de una mujer de 49 años.

Sylvia Moir, Jefa de la Policía de Tempe, aseguró que el empleado de Uber que iba en el coche aunque no conducía (es obligatorio de momento que un ser humano viaje en el vehículo y esté atento por si es necesario que tome el control del mismo) ha dicho que todo ocurrió de repente cuando la mujer salió delante del automóvil. Este dato fue confirmado al visionar las grabaciones de seguridad del Volvo de Uber implicado en el accidente. En las imágenes se aprecia cómo el accidente era imposible de evitar. La mujer iba caminando arrastrando su bicicleta por la mediana de la carretera cuando trató de cruzar un carril y fue atropellada por el Volvo. Se da la circunstancia que la oscuridad complicó la visión por parte del coche.

El accidente confirma lo que sabíamos: que aunque el sistema autónomo de conducción está preparado para cualquier situación que se produzca, hay un tipo de accidentes que son imposibles de evitar como en este caso, en el que una persona se ha lanzado hacia un coche que circulaba a 60 kilómetros por hora.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro