fusión bancaria

¿Tu banco se fusiona? Mira cómo puede afectarte

La abogada de ARAG Cristina González nos explica las posibles consecuencias, si somos clientes de una entidad bancaria que se fusiona con otra.
Marian Mateo
Marian Mateo
Marian Mateo
Marian Mateo

El objetivo de las empresas es garantizar el beneficio del negocio y, en ocasiones, esas ganancias no son suficientes para hacer crecer la compañía. Una de las medidas que se pueden adoptar para asegurar ese crecimiento es a través de una fusión. En el supuesto de las entidades bancarias, tenemos los recientes casos de Bankia y CaixaBank, por un lado, o Unicaja y Liberbank, por otro. En ambas situaciones, nos encontramos ante uniones de dos o más empresas que, hasta el momento, eran independientes, y que pasan a formar una única entidad, perdiendo la personalidad jurídica de al menos una de ellas. ¿Esto supone algún cambio para los clientes de las empresas que se fusionan? Pues, en este artículo, la abogada de ARAG Cristina González intenta resolver esa duda.

¿Por qué, de repente, tantas fusiones?

La banca lleva mucho tiempo experimentando unos tipos de interés bajos, lo que hace que disminuya su rentabilidad. Para solucionarlo, han buscado otras fuentes de ingresos: comisiones por servicios, ofertas de seguros, alarmas, vehículos, etc. Además de estas medidas para incrementar ingresos, también se busca mejorar los resultados reduciendo costes. Y la fusión con otras entidades es una de las formas para conseguirlo.

Principales cambios que nos pueden afectar si somos clientes

A pesar de que las entidades intentaran que las ‘molestias’ de una integración sean las mínimas para sus clientes, puede haber algunos cambios, más o menos profundos, que pueden afectar de forma directa, entre los que están:

Cambio de IBAN

De entrada, en el momento en el que se hace efectiva una fusión de entidades bancarias, hay un cambio de número IBAN para aquellos clientes de la entidad que ha sido absorbida por otra. En realidad, el cambio de número de cuenta no tendría por qué generar ningún problema para el cliente: la nueva entidad asociará de forma automática el antiguo número de cuenta con el nuevo. Esto significa que un abono o un pago realizado a través de la antigua numeración se trasladará de forma automática a la nueva cuenta, por poner un ejemplo.

Tarjetas, cuentas e hipotecas

En un proceso de este tipo, lo habitual es que no haya cambios en las tarjetas, cuentas o hipotecas. Sin embargo, no está de más estar atento, a las nuevas políticas comerciales tras una fusión de estas características.

– Condiciones pactadas

También es aconsejable que, como clientes, revisemos bien las condiciones pactadas en los contratos de nuestros productos bancarios con las entidades en fusión. Existen dos tipos de casos diferentes:

· Contratos de duración determinada (por ejemplo, un préstamo o un depósito a plazo fijo). No es posible modificar las condiciones pactadas, salvo que haya un acuerdo entre las partes o por las causas estipuladas en el propio documento de contrato.

· Contratos de duración indefinida (sería el caso de una cuenta corriente, una tarjeta de crédito o una cuenta de ahorro). En esta situación sí sería posible un cambio de condiciones, pero siempre el cliente debe ser preavisado de la modificación de forma individual y con una antelación mínima de dos meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.