Si trabajas en alguna de estas profesiones, necesitas un seguro de…

La construcción, la manufactura de productos, los transportes, la agricultura y la pesca son los ramos con mayor siniestralidad

Si trabajas en el ladrillo estás en mayor peligro que el resto de mortales. Los trabajadores de la construcción son los que más accidentes con baja laboral tienen. Lo corroboran los últimos datos del Ministerio del Interior y también el ranking elaborado por la Unión Europea respecto a accidentes fatales en el trabajo, que mide las áreas laborales con mayor índice de mortalidad.

Tras ellos, les siguen en la lista los trabajadores de la manufactura de productos, los del sector de transportes y los que se dedican a la agricultura y la pesca. Sólo entre los meses de enero y marzo de este año estos sectores con mayor índice de siniestralidad registraron cerca de 57.000 accidentes laborales.

El caso de la industria extractiva (que incluye la minería, el petroleo o la industria pesquera y madedera) merece una mención especial, pues aunque registra pocos accidentes en valores absolutos, tiene uno de los índices de incidencia de accidentalidad más altos. Es decir, se producen muchos accidentes en relación a los pocos trabajadores que aglutina. Por lo tanto, los que se dedican a estas profesiones tienen más posibilidades de sufrir un accidente.

Si trabajas en uno de estos sectores lo más probable es que tu empresa tenga contratado, dentro del convenio colectivo, un seguro de accidentes para sus empleados. De hecho, en algunos sectores, como el de la construcción, es obligatorio. En cualquier caso, lo tengas incorporado en el convenio o no, lo más recomendable es que además pienses en hacerte un seguro de vida con coberturas adicionales que cubran la invalidez temporal y permanente. Estas coberturas especiales suelen prever indemnizaciones mucho mayores que las que cobra la familia en caso de fallecimiento. De hecho, la cantidad puede duplicarse e incluso triplicarse.

El objetivo del seguro de vida es asegurar al cónyuge y a los hijos un cierto nivel de ingresos al menos por un tiempo, que les permitan salir adelante y asumir los gastos derivados de la educación, la manutención o incluso la cancelación de deudas. La cantidad dependerá, obviamente, de la prima que hayamos querido destinar a este fondo. A mayor prima, mayor capital asegurado y, por lo tanto, mayor indemnización para nuestra familia.

Pero… ¡cuidado con las exclusiones! La mayoría de seguros de vida no cubren todo tipo de accidentes. Es el caso, por ejemplo, de los fallecimientos ocasionados por la práctica de deportes de riesgo. Lo mejor, como siempre, es dejarse asesorar por un profesional del sector.


Ver: ‘¿Aseguras al banco en lugar de a tus hijos?’

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro