¿Tienes a tu mascota asegurada? Quizá deberías…

Si tienes un perro catalogado como “raza peligrosa” es obligatorio que disponga de una póliza con garantía de responsabilidad civil

Se calcula que en España hay unos 20 millones de animales de compañía y, según la Fundación Affinity, más de 10 millones son perros y gatos. ¿Sabías que solo un 2% cuenta con un seguro específico? Vale la pena reflexionar sobre ello porque quizá sea el desconocimiento lo que hace que no invirtamos en seguros para nuestros compañeros de cuatro patas.

Aunque es prudente y recomendable, no es obligatorio asegurar a nuestros gatos y perros, con algunas excepciones. Por ejemplo, en la comunidad de Madrid es obligatorio contratar una póliza aseguradora de responsabilidad civil para cualquier tipo de perro mientras que en el resto de España solamente lo es si los canes son de “razas peligrosas” (también llamados PPP).

Son ocho las razas de perros que están catalogadas como potencialmente peligrosas: Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffordshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasilero, Tosa Inu y Akita Inu. Para tener uno de estos perros debes disponer de una licencia que se renueva cada 5 años y que solo se brinda si el propietario es mayor de edad, no dispone de antecedentes penales, puede acreditar que está capacitado física y psicológicamente para su cuidado y, como decíamos, disponer de un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, por un valor de 120.000 euros.

De hecho, el Código Civil español contempla que “el poseedor de un animal es responsable civil de los daños que cause, aunque se le escape o extravíe”. Sin especificar raza, así que es conveniente tener asegurado siempre a nuestra mascota en ese aspecto. Algunos seguros del hogar ya cubren posibles percances causados tanto por perros (que no sean PPP) como por gatos pero quizá nos convenga optar por algo más específico.

Existen seguros específicos para mascotas que rondan desde los 20 – 35€ anuales hasta llegar a los 280€ los más completos. Todo depende de la cobertura que se contrate: puede ser la básica por posibles daños a terceros u otras más complejas con cobertura por accidente, enfermedad, robo, asistencia de viaje…etc. Incluso las hay que garantizan el pago de la estancia del animal en una residencia si el dueño está hospitalizado y ningún familiar puede atenderlo. Además, las pólizas suelen cubrir al animal en viajes vacacionales o de corta duración dentro de la Unión Europea. Para escoger la mejor opción, siempre es conveniente consultar a los expertos.

El único requisito para poder asegurar a nuestra mascota es que debe estar vacunada, censada e identificada con microchip.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro