Tengo una urgencia: ¿contacto con mi seguro de salud?

En caso de necesitar una atención sanitaria inmediata, no dudes en llamarles

Según datos de Unespa, una de cada cinco personas tiene un seguro de salud en España. Teniendo en cuenta las largas listas de espera para una operación y las colas en las consultas de la sanidad pública, es normal que este tipo de pólizas cada vez sean más frecuentes. Sin duda, lo más valorado de estos productos -por parte de los usuarios-, son: la inmediatez en la atención y el acceso a un cuadro médico de calidad.

Ahora bien, si a mi hijo o hija le sube la fiebre de repente o tengo la mala suerte de caerme por las escaleras y romperme una pierna de madrugada…, ¿qué hago? ¿Cómo responde mi seguro en caso de tener una urgencia? Si te encuentras en una situación de emergencia, tu seguro médico, en la mayoría de los casos, te va a dar cobertura. Pero para poder reaccionar lo más rápido posible; de entrada, es necesario que tengas a mano y conozcas estos tres aspectos básicos:

  • El número de teléfono de atención o asistencia 24 h, al cual debes llamar.
  • Debes conocer la capacidad de cobertura de tu seguro en estas situaciones.
  • También, tienes que saber a que centros médicos podrás dirigirte si necesitas ser atendido con urgencia.

Otros aspectos importantes a tener en cuenta

Para tener la tranquilidad de que tu seguro médico te cubrirá en caso de sufrir una situación de emergencia, previamente es importante que analices toda una serie de aspectos. De esta forma, tendrás la seguridad que estarás cubierto en dichos casos y también, en situaciones más cotidianas o de menor gravedad:

  • Las coberturas. Si tienes un seguro de salud, seguramente sabrás que la mayoría ofrecen servicios de medicina general, puericultura, enfermería, rehabilitación y asistencia hospitalaria. Eso sí, contar con una póliza más o menos completa dependerá de nuestras necesidades sanitarias. Es decir, si tienes hijos menores; no está de más que te decantes por una póliza más completa, para así estar cubierto ante cualquier imprevisto.
  • El precio. Lo que pagues por tu seguro médico variará en función de tu edad, del lugar de residencia y de la modalidad y coberturas que quieras contratar. Generalmente, los seguros de salud de reembolso suelen ser más baratos que los de cuadro médico. Pero, eso sí debes avanzar tu la cantidad que posteriormente, se encargarán de abonarte.

También, dada la flexibilidad que se les atribuye -la mayoría pone a tu disposición una póliza familiar-, en las que se suele incluir un extra para la cobertura de los gastos extrahospitalarios, además de pediatría, urgencias domiciliarias y ambulatorias y servicio de ambulancia. En España son más frecuentes los llamados seguros de cuadro médico cerrado, es decir, los que pagamos una prima mensual.

  • ¿Con copago o sin copago?. Es la eterna pregunta, lo que debes tener claro es que el copago se refiere a la cantidad de dinero que tienes que pagar como asegurado para disfrutar de ciertos servicios médicos. Lógicamente, la prima de este tipo de seguro es menor que sin copago, dado que el abono del importe se comparte entre la aseguradora y tú como cliente.

Pero, si no te convence puedes elegir un seguro médico sin copago, en el que no importa las veces que visites el médico o vayas al hospital en caso de urgencia, ya que la prima no varía en función de esta cifra. Por eso, como comentábamos anteriormente, se trata de la modalidad más adecuada para las familias con niños pequeños o las personas de la tercera edad. No cabe duda que este tipo de perfiles son los que pueden tener más emergencias y necesidad de ser atendidos a cualquier hora.

  • Servicio de atención al cliente. Es un aspecto más importante de lo que te pueda parecer a simple vista. Especialmente, si necesitas una atención urgente, te interesa que tu aseguradora cuente con un teléfono de atención gratuito, disponga de varias vías de comunicación: oficinas, e-mail o fax… Y que además te facilite un mapa o localizador completo de los centros hospitalarios y especialistas disponibles.

En definitiva, tener en cuenta todas estas cuestiones es clave para recibir una atención sanitaria de calidad, tanto en situaciones ordinarias como en las de emergencia. En caso de tener dudas, te recomendamos que te pongas en contacto con profesionales del sector.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro