¿Te han subido el precio del seguro? La culpa es de la gota fría

Valorar los daños y diseñar las coberturas por inclemencias es un hándicap para el sector

Tormentas, incendios, huracanes, tornados… Lamentablemente, las catástrofes naturales cada vez son más frecuentes. Todos recordamos la reciente gota fría que azotó al suroeste y centro de nuestro país dejando a 30.000 damnificados; los incendios en California que consumieron 166.000 hectáreas y causaron la muerte de seis personas en 2018; el huracán Dorian en el noroeste de Bahamas, entre muchos otros.

Los expertos afirman que estos fenómenos son una consecuencia directa del cambio climático. En España, para dar respuesta a sus devastadores efectos, existe el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), un organismo dependiente del Ministerio de Economía, que nos cubrirá ante los daños materiales sufridos. Eso sí, siempre que previamente estemos asegurados. Cabe recordar que se suelen aplicar periodos de carencia -en determinados casos de 7 días desde la vigencia de la primera póliza-, y se indemniza según lo contratado en la póliza privada.

Pero, como la mayoría disponemos de cómo mínimo uno o dos seguros, si por desgracia, sufres las consecuencias de un temporal o cualquier otro riesgo considerado extraordinario; aparte de comunicarlo a tu aseguradora, recuerda que también, debes ponerlo en conocimiento del Consorcio, lo antes posible. Así podrán encargarse de gestionar las correspondientes indemnizaciones.

El cambio climático también afectará a tu bolsillo

Ahora bien, desde el punto de vista del cliente, es decir, de los asegurados, ¿estos fenómenos climatológicos implicarán una subida de las primas? Sin duda, este tipo de inclemencias meteorológicas se traducen en importantes pérdidas para el sector asegurador. Ante esta situación, a las compañías no les queda otra que subir las primas a sus clientes. En España, tras la última DANA o gota fría, se calcula que los aumentos de las primas de los seguros de daños materiales serán de entre el 2% y el 5% en 2020. Este incremento, sobre todo, afectará a los seguros del hogar, y a otros seguros de la propiedad y a los riesgos industriales.

Así pues, la climatología adversa plantea un nuevo mapa de riesgos para las aseguradoras. De hecho, el sector ya lleva décadas estudiando el cambio climático. Según las últimas predicciones, se augura que en los próximos años se incrementen de forma significativa la frecuencia y virulencia de las olas de calor, sequías, fuegos, ciclones, tornados, granizos, inundaciones y tormentas en prácticamente cualquier lugar del globo terráqueo.

¿Cómo se valora el impacto de las catástrofes naturales?

Las aseguradores se encuentran delante  de un nuevo hándicap: valorar el impacto real de los fenómenos meteorológicos adversos. Por eso, han creado modelos que tienen como principal objetivo estimar mejor sus efectos. Aún así, con todo lo relacionado con el clima, es difícil llegar a conclusiones sólidas y reflejar en las primas los nuevos riesgos.

A día de hoy, las grandes aseguradoras cuentan con un amplio equipo de climatólogos, informáticos y estadísticos para rediseñar los modelos de primas incorporando el efecto del cambio climático. No obstante, todavía existen varias dudas sobre si se están diseñando las coberturas adecuadamente.

Uno de los graves problemas que ya estamos sufriendo en nuestro país y queden tener en cuenta las aseguradoras es el del aumento de las precipitaciones a nivel global. Ello implica que se incrementen las crecidas fluviales e inundaciones, aunque contradictoriamente, ha disminuido la precipitación total anual. De tal forma que por un lado, habrá más inundaciones… Pero por el otro, también se producirán más periodos de sequía, y con ellos, más incendios forestales.

Generalmente, se ha comprobado que las catástrofes naturales provocan un incremento de las primas de los seguros. Pero, para vuestra tranquilidad España no es el país con mayores aumentos. Las mayores subidas de las pólizas por desastres naturales se han producido en Australia, Oceanía y el sureste Asiático (de entre el 15 y el 20%), y en Estados Unidos (entre el 10% y el 15%), mientras en general en Europa, la subida no supera el 10%.

En definitiva, en caso de haber padecido las consecuencias de temporales, incendios, inundaciones, etc., como siempre te recomendamos que te pongas en contacto con tu compañía, corredor de confianza o con el ya citado Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), para que te asesoren y te orienten sobre los pasos a dar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro