Despensa pandemia

Siete productos imprescindibles para tu despensa en estos días de pandemia

La crisis por el coronavirus ha provocado la acaparación de alimentos, muchos de ellos innecesarios
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

Gente acudiendo en masa a los supermercados, estanterías vacías, papel higiénico agotado… La crisis sanitaria del coronavirus ha desatado una especie de psicosis colectiva que ha impulsado a muchas personas a acaparar de forma desmesurada alimentos y artículos de primera necesidad con el objetivo de estar abastecidos durante la cuarentena.

Ante la declaración de pandemia del COVID-19 por parte de la OMS y de la publicación del decreto de Estado de Alarma por parte del Gobierno, limitando los movimientos de la población; muchos ciudadanos entraron en pánico y fueron a comprar de forma irracional.

Ahora bien, una vez más, debemos utilizar el sentido común y no acumular grandes cantidades de productos que no necesitemos; tanto por dejarles al resto de compradores como para evitar el desperdicio alimentario. Aunque la situación es compleja y nos genera mucha incertidumbre; no debemos dejarnos llevar por ciertas noticias tremendistas o incluso, falsas que circulan por las redes sociales que lo único que consiguen es provocarnos más angustia o ansiedad de la necesaria.

Alimentos básicos que no pueden faltar

Así pues, cuando vayamos a comprar, aparte de respetar el metro y medio o dos metros de separación; debemos hacerlo con cabeza. Estos son los productos que sí o sí debes tener en tu despensa para hacer frente de forma adecuada a esta pandemia:

Las legumbres

Forman parte de nuestra dieta mediterránea habitual. Su gran ventaja es que tardan mucho en caducarse. Por este motivo, es un alimento muy idóneo para estos días de confinamiento. Las más nutritivas son los garbanzos, las judías, las lentejas, la soja y los guisantes, pero en general todas esconden muchas propiedades y deben consumirse con regularidad. Podéis comprarlas cocinadas en botes de cristal o crudas; lo que sí es cierto es que las crudas pueden endurecerse con el paso del tiempo, lo que nos obligaría a someterlas a cocciones más largas.

Conservas en lata

Las sardinas, el atún, entre otros pescados que encontramos en este formato, son ingredientes de larga duración que podemos almacenar durante semanas. La proteína que contienen los convierte en alimentos clave para una dieta saludable. Ahora bien, si los consumimos más de lo normal durante estos días; es recomendable enjuagarlos con agua para reducir su contenido en sal, ya que suelen tener elevadas cantidades.

Cereales y arroces, mejor su versión integral

Los hidratos de carbono -arroces, pastas y cereales- son clave en una dieta sana y equilibrada y pueden guardarse durante mucho tiempo. Sin embargo, lo mejor es optar por su versión integral, ya que nos aportará mayores cantidades de fibra. Además, si los combinamos con legumbres, por ejemplo, si cocinamos un plato de arroz con lentejas, se convierten en una fuente de proteína muy completa, similar a la de la carne.

Verduras

Aunque las verduras son alimentos perecederos, existen muchas formas de conservarlas para que nos duren más. Se suele creer que en nevera aguantan mucho más; pero no es cierto, es preferible almacenarlas fuera del refrigerador.

En cuanto a hortalizas, la col, la coliflor, la col lombarda, las zanahorias o las cebollas aguantan mucho y muy bien el paso del tiempo. Al contrario del brócoli y de la lechuga o los tomates, que son muy perecederos. Otra opción, en el caso de las verduras, es comprarlas congeladas. No os preocupéis porque los alimentos congelados mantienen las vitaminas y minerales.

Frutas

También son perecederas. Pero, podemos comprar frutas que duran más tiempo como las naranjas o mandarinas. Sin embargo, el plátano, la manzana y la pera maduran muy pronto. Otra opción es comprarlas desecadas o incluso congeladas. Por ejemplo, las moras y los arándanos se venden en este formato en varias tiendas.

Otra alternativa es comprar la fruta en lata (con o sin almíbar); ahora bien, si somos diabéticos o tenemos problemas de sobrepeso mejor comerla fresca. Lo mismo ocurre con los zumos envasados son productos de larga duración, pero no debemos abusar de su consumo por la gran cantidad de azúcares que contienen. Siempre que os sea posible, mejor haceros un zumo natural. Y no olvidemos los frutos secos, duran mucho y contienen vitamina E, un fuerte antioxidante esencial para nuestro organismo.

Huevos y carne

Ambos pueden formar parte de nuestra despensa sin problema. En cuanto a los huevos pueden almacenarse varios días fuera o dentro de la nevera. Lo que no podemos hacer es cambiarlos constantemente de sitio, ya que como afirman los nutricionistas, pueden formarse gotas por el cambio de temperatura, aumentando el riesgo de salmonelosis.

En cuanto a la carne, puede congelarse y conservarse entre seis y doce meses, aunque cuanta más grasa tenga, antes deberíamos consumirla. En este sentido, las hamburguesas y la carne picada deberían gastarse antes, mientas que las magras, como el pollo, pueden conservarse perfectamente durante un año.

Lácteos

Otro ingrediente del que no deberíamos prescindir son los lácteos, ya que generalmente, también tardan en caducarse. Cuando compremos leche o bebidas vegetales de soja, avena o arroz, mejor optar por las de larga duración, que habitualmente se venden en cartones de brik. No debemos comprar mil yogures, porque al ser un producto fermentado la fecha de caducidad tampoco es tan amplia. En cuanto al queso, mejor que compremos los curados y prescindamos de los blandos.

En definitiva, no hace falta arrasar con todo. Al contrario, debemos llevarnos cantidades normales de aquellos productos que realmente tienen un mejor valor nutricional y una mayor fecha de caducidad. De esta forma, estaremos abastecidos durante más tiempo y evitaremos salir tan menudo.

Además, si tenéis dudas sobre cómo debéis llevar vuestra dieta en estos días de cuarentena – en los que estamos en casa y nos movemos mucho menos-; no está de más, que consultéis a un nutricionista o endocrino. En este sentido, contar con un buen seguro de salud, os facilitará poder poneros en contacto con los mejores especialistas. Eso sí, a día de hoy, a través del teléfono, email o vídeollamada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar