niños movil adiccion

Siete de cada diez menores de 15 años perderán 12 años en su móvil

Según un estudio de mercado de puntronic, en España hay más de 54 líneas móviles. El 95% de los menores de 15 años tienen uno.
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

La penetración de la red móvil en España es casi total, un 99,6% dispone de teléfono y mas del 86% tiene internet o fibra. Así, 7 de cada 10 menores de 15 años (de 0 a 15 años) tienen un móvil, concretamente, los que tienen 15 años y tiene un smartphone son un el 95% de los  encuestados.

El uso del móvil está tan extendido que el 74% de la población es lo ultimo que ve antes de dormir y lo primero que mira al despertar. Con esta dependencia se consulta la pantalla unas 150 veces al día.

Si se mantienen esta tendencia, estamos hablando de perder 5 horas de cada día “revisando” las notificaciones, llamando, en redes o jugando. Calculemos que tenemos móvil durante 60 años, con 5 horas de dedicación al día, perderemos más de 12 años mirando la pantalla.

Sobra decir las repercusiones sociales y económicas de esta perdida de horas, por no nombrar el creciente número de accidentes de tráfico causados por una “distracción” con el terminal.

Afectación psicológica

Un estudio realizado por investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo pone de manifiesto que un uso compulsivo de los teléfonos móviles no solo empeora nuestras relaciones sociales, sino que podría ponerlas en peligro.

Usar el teléfono móvil de un modo compulsivo hará que tengas menos amigos y más estrés”, explica Antonio Hidalgo, uno de los autores de este trabajo, a IntraMed.

A mayor adicción al teléfono móvil también aumentan los niveles de estrés psicológico de los usuarios. Aparecen también consecuencias similares a las de otras adicciones, como la adicción al juego, como son la mala adaptación psicológica y un incremento de los problemas y los conflictos con familiares y amigos”, explica Alberto Urueña, otro de los investigadores.

Hábitos saludables con el móvil

Para revertir la tendencia y fomentar un uso responsable, distintas organizaciones ofrecen alternativas para que los jóvenes no caigan en esta adicción;

  • Retrasar lo máximo posible el acceso de los niños al móvil. Dándoles tiempo a madurar y a hacer un buen uso de ellos. 
  • Controlar el tiempo que los niños usan los móviles. Unido al uso de un control parental que no les permita navegar por Internet libremente.
  • Restringir las descarga de contenido y de juegos. Debemos controlar que el contenido y juegos que descargan son aptos para la edad del menor. 
  • Protégelos del ciberacoso
  • Pautas para evitar dañar la vista. Mantenerlos por debajo del nivel de los ojos, un tamaño de letra adecuado, ajustar el brillo y tener siempre limpia la pantalla. 
  • Mantener una postura correcta. Poner el móvil a una distancia prudencial, ni muy pegado ni muy alejado y no usarlo más de diez minutos seguidos. 
  • No usarlo antes de irse a la cama ya que puede alterar el sueño. 
    Poner horarios y normas de uso. Es fundamental que los niños no utilicen el móvil más tiempo del debido y que sea casi más un premio que algo normal en su día a día. 
  • Conocer las claves de acceso. Por si se cree que el uso de ellos por parte de los niños no ha sido el adecuado. 

Y por último, pero no menos importante, el móvil no puede sustituir el resto de actividades acordes con su edad, salir a la calle, jugar, hablar con sus amigos o familiares. Estas acciones son fundamentales para conseguir un buen desarrollo personal. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

La empresa: El foco del ciberataque

Desde el inicio de la crisis sanitaria, España se ha convertido en el 4º país del mundo en el que más se han incrementado los ciberataques.

fraude-wallapop

Fraudes en Wallapop

Wallapop es una solución ideal para la compra entre particulares. “Si no lo usas, súbelo”. ¿Conseguiré identificar el fraude que pueden esconder?