gimnasio_01

Si vas al gimnasio, seguro que lo has sufrido

Si eres deportista o si estás empezando te habrá tocado lidiar con alguna de estas lesiones en el gimnasio
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

Ponernos en forma y practicar más deporte es uno de los propósitos que todos nos hemos marcado alguna vez en la vida (o más de una). Vemos como se acerca el final de este año y, con la llegada del nuevo, más de uno y de una decidirá apuntarse al gimnasio. No será fácil, los inicios nunca lo son, pero con persistencia y decisión, los beneficios pesarán mucho más.

Si te lesionas durante esos primeros días de entrenamiento, no lo aproveches como excusa a la que agarrarte para abandonar, es muy frecuente y se puede intentar evitar. Obviamente, contar con un entrenador personal es de gran ayuda ya que puede enseñarnos las posturas correctas, marcar los tiempos y regular la intensidad acorde a nuestro estado físico. Pero con un poco de cuidado y educación deportiva, también podemos espabilarnos solos.

Para ello, lo mejor es conocer a qué nos enfrentamos. Estas son las 5 lesiones físicas estrella en el gimnasio:

  • Contracturas: Este tipo de lesión es de las más comunes, sobretodo para aquellos que trabajan musculación. Son causadas por un mal gesto, un sobreesfuerzo reiterado, mala ergonomía o falta de descanso. Sobre todo se producen en la zona del cuello y hombros. Para evitarlas debemos realizar un calentamiento adecuado e ir aumentado la intensidad de los ejercicios gradualmente.
  • Dolor de espalda: Otro clásico es sufrir dolor de espalda debido a la contracción muscular postural. Lo esencial en estos casos es mantener la posición correcta siendo conscientes de nuestros movimientos. La mayoría de veces el dolor de espalda es debido a una mala postura a la hora de realizar los ejercicios.
  • Rotura de fibras: También conocido como desgarre muscular, se produce tras un esfuerzo brusco y consiste en lo que su nombre indica: rotura de algunas de las fibras que configuran el músculo. Eso conlleva un dolor intenso repentino. De hecho, las agujetas son pequeñas roturas de fibras. Una vez más, para prevenirlo, se requiere una adaptación paulatina al ritmo e intensidad del
  • Lesiones en la rodilla: Si no estamos muy acostumbrados a hacer deporte o sufrimos algún problema de cadera, puede que todo el esfuerzo al realizar algún ejercicio o deporte, recaiga en nuestras rodillas. Ahí está el riesgo. Es muy importante repartir bien el peso y llevar el calzado adecuado. También puedes estirar haciendo sentadillas.
  • Tendinitis: El sobreesfuerzo o la sobrecarga también puede hacer que los tendones se inflamen o irriten. Es esencial calentar concienzudamente la zona con la que vamos a trabajar para propiciar el riego sanguíneo y, de este modo, los tendones estarán más elásticos. También puedes tomar suplementos con colágeno.

Como siempre, ante cualquier duda, lo mejor es acudir a un especialista que nos evalúe y nos dé un diagnóstico acertado. También es bueno realizarse un chequeo médico completo para conocer nuestro estado físico antes de empezar cualquier tipo de entrenamiento. Contar con un seguro de salud puede agilizar mucho estos trámites para así no perder esa motivación inicial por culpa de dejar pasar demasiado tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

cambio horario

Ventajas y desventajas de los cambios de hora

Llega el segundo cambio de hora del año. Te recordamos: la noche del sábado 24 de octubre al domingo 25 toca ajustar relojes. El cambio consiste en que las 3 de la madrugada pasarán a ser las 2, por lo que dispondremos de una hora más de sueño.