Seguros para bodas: ¡sí quiero!

El coste medio de una boda en España se sitúa actualmente en unos 20.000€

Estamos en época de vacaciones y también de bodas. Mayo-agosto es temporada alta y lo más probable es que ya hayáis acudido a más de una ¿o quizá tocó celebrar la vuestra? Si no, dicen que de una boda sale otra boda así que puede que los siguientes seáis vosotros.

La boda es una de esas fechas claves en la vida de la mayoría de personas, una celebración por todo lo alto donde no se suele escatimar en gastos: ceremonia, localización, decoración, anillos, vestidos, calzado, obsequios, comida…etc. No es de extrañar que los últimos estudios realizados cifren en 20.000 euros el coste medio de una boda. El sector asegurador lo sitúa entre los 12.600 y los 30.400 euros.

Considerando estas cifras y teniendo en cuenta también el alto valor sentimental que suponen dichos eventos, no es de extrañar que existan seguros para bodas. En el foro de uno de los portales de bodas más famosos podemos encontrar varios hilos abiertos acerca de ese tema.

Sus integrantes, la gran mayoría futuras novias, se preguntan: ¿Y si el fotógrafo nos deja colgados? ¿Y si el catering sale mal? ¿Y si se rompe el vestido? ¿Y si se estropea el coche? O uno de los mayores temores, ¿qué pasa si las condiciones climatológicas se vuelven adversas? ¿Y si una de las partes implicadas se marca un “novia a la fuga”? Para todos estos “y si…” existen coberturas y las contempla una especialización del seguro de cancelación de eventos.

¿Qué podemos asegurar en una boda?

Lamentablemente, nadie está a salvo de sufrir imprevistos y percances, ni siquiera el día de la boda. Las coberturas más comunes que suelen ofrecer los seguros para bodas son:

  • Cancelación: el seguro responderá económicamente si la ceremonia no se puede celebrar por causas de fuerza mayor, fenómenos externos a la pareja, como condiciones meteorológicas, fallo de algún proveedor esencial e irremplazable o si alguno de los novios sufre un accidente o enferma de tal manera que le resulte imposible comparecer. Cuidado porque si el susodicho no se presenta por arrepentimiento, no estarán cubiertos los gastos.
  • Daños en el vestuario: accidente con el pantalón, cremallera que se abre y descarrila rompiendo la tela, manchas inoportunas y rebeldes… una dura realidad que también contemplan los seguros.
  • Daños o pérdida de las alianzas: ¿qué sería de la boda sin anillos? El seguro te cubre su pérdida o rotura desde los días anteriores a la boda hasta 24-48 horas después de ésta.
  • Problemas con los proveedores: como decíamos, un error en el catering, en la decoración, con el fotógrafo, o incluso con el transporte que debe llevar a novios y a invitados puede ser nefasto para el conjunto del evento.
  • Responsabilidad civil: por si la fiesta se va de las manos y alguien se desmadra más de la cuenta, es muy recomendable disponer de esta cobertura. Engloba los daños que pueda sufrir el local y su mobiliario así como posibles daños a terceras personas.

Además, también será conveniente mirar un seguro de viajes ya que lo más común es que después del gran día o día B, venga la popular luna de miel o viaje de novios.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] hablamos del seguro para bodas y lo importante que es estar preparados por si algo sale mal. Pero no solamente hay que pensar en la […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro