Seguros compartidos

La economía colaborativa atrae a las compañías aseguradoras, pese a que significa un gran reto porque rompe con el modelo tradicional

La economía colaborativa es ya una realidad cotidiana que afecta a millones de personas y que está transformando algunos modelos tradicionales. Las compañías aseguradoras no quieren perder esta oportunidad, aunque no se sienten cómodas ante un modelo que rompe con lo que hasta ahora era la base de su negocio. El mundo asegurador se basa en la estadística, que permite predecir los riesgos, sean estos cuales sean, y el nuevo modelo les obliga a asumir más riesgos porque no existen todavía suficientes datos para ofrecer una solución que garantice rentabilidad sin perder la obligación de dar un buen producto y un buen servicio.

El primer territorio ocupado de este nuevo modelo son los servicios de coches compartidos (carsharing), donde algunas de las aseguradoras tradicionales ya han llegado a acuerdos. Allianz, por ejemplo, asegura los coches de Car2Go y colabora con Drivy y RideLink, ambas compañías de alquiler de coches entre particulares. AXA cerró un acuerdo con la plataforma Blablacar y también con Socialcar, el portal de alquiler de vehículos entre particulares. Y el RACC también tiene vínculos de colaboración con SocialCar y Knok.

En general, las compañías aprecian “una gran oportunidad”. Un estudio de Allianz indica que el valor de las transacciones del entorno colaborativo se acercará a los 600.000 millones de euros en 2025. Es uno más de los retos en que se hallan inmersas las aseguradoras que sin prácticamente excepción están acometiendo la transformación digital, un proceso especialmente traumático en un sector tan conservador tradicionalmente.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro