El seguro a todo riesgo: cuando todo no es todo…

tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

Redacción
19 de abril de 2018

No te confíes porque hay una serie de casos en que, aún teniendo un seguro a todo riesgo, puedes acabar pagando el pato

¡No! A pesar de su nombre, el seguro a todo riesgo no lo cubre todo. Por ejemplo, si conduces bajo los efectos del alcohol o las drogas, en caso de accidente y dar positivo, no estás cubierto. Tampoco lo estarás si conduces sin carnet, si no has pasado la ITV o si no llevas los papeles en regla.

¡Y cuidado por dónde circulas! Si vas por caminos no asfaltados o por la arena de la playa y tienes un percance deberás pagarlo (¡grúa incluida!)… De igual modo, muchos seguros a todo riesgo tampoco incluyen los daños que hayas hecho en los bajos del vehículo y en el techo porque se presume que los golpes en esos puntos son por culpa negligente del conductor.

Por otro lado, los menores de 25 años con menos de dos años de carnet que conduzcan tu coche sin estar identificados en el contrato tampoco quedan cubiertos por tu seguro. Así que… ¡cuidado con no poner a tus hijos en él para ahorrarte dinero!

En el caso de los amantes del tuning, es conveniente que sepan que si no declaran los elementos añadidos éstos no estarán asegurados en caso de accidente, ya que la póliza por defecto sólo incluye los que vienen de serie.

El seguro tampoco incluye el hurto, lo que quiere decir que si te dejaras las llaves del coche encima de una mesa, te las quitaran y se lo llevaran, ¡te habrás quedado sin él! En cambio, sí que entraría dentro de tu cobertura a todo riesgo los supuestos de robo, esto es, la sustracción por la fuerza.

Los móviles, ordenadores, GPS y otros objetos que hubiera dentro no están protegidos por el todo riesgo, pero seguramente sí por tu seguro del hogar.

Además, la aseguradora tampoco se hace cargo de los daños por sucesos catalogados como riesgos extraordinarios, causados por problemas meteorológicos, por terrorismo o por causas de la naturaleza que corresponda asumir al Consorcio de Compensación de Seguros y que están expresamente tasadas en su web. Eso sí, si se trata de uno de estos sucesos, podrás reclamar tu indemnización al Consorcio.

Y, finalmente, debes pensar en los gastos médicos y de rehabilitación, ya que si eres culpable del accidente y tienes un importe máximo establecido en tu póliza tendrás que pagar el resto en caso de superar esta cifra tope. Para saber con exactitud hasta dónde te cubre tu seguro y bajo qué condiciones, lo mejor, como siempre recomendamos, es contactar con tu mediador para que te lo aclare.

Te puede interesar