Cómo se calcula el precio de un seguro

tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

Redacción
20 de marzo de 2018

A menudo los seguros baratos salen caros en caso de siniestro y tienen condiciones trampa

El precio que uno paga por estar cubierto por un seguro es la llamada prima del seguro, una cantidad que depende del tipo de riesgo asegurado, de la duración del contrato y del límite de la indemnización. Para el cálculo de esta prima las compañías aseguradoras toman en cuenta el valor del riesgo ─atendiendo a la probabilidad de que ocurra el siniestro y al coste medio de ese tipo de siniestros─, los gastos de administración, los de gestión externa y los impuestos y recargos que deben afrontar.


Las personas tienden a buscar aquel producto que les sale más barato sin tener en cuenta que, casi siempre, lo barato sale caro. Sucede, sobre todo, en casos de seguros con franquicias y limitaciones en las coberturas, que suelen darse en seguros de automóvil y en seguros del hogar, por citar los dos ejemplos más conocidos. Lo cierto es que hay multitud de coberturas a escoger y lo más recomendable casi siempre es no quedarse corto y asegurarse que se cuenta con un servicio de asistencia rápida.


A veces también caemos en la trampa de las grandes promociones de descuento que vemos en internet de aseguradoras que sólo trabajan online, con condiciones de renovación obligatoria y incrementos desmesurados el segundo o tercer año. De hecho, la mayor parte de clientes en España priorizan la calidad del servicio y la cobertura contratada, según los datos de la primera oleada del Observatorio TiempoSeguro de la Salud Aseguradora en España.


Pedir asesoramiento a un mediador de seguros es una opción que sale al mismo precio que contratar directamente con la aseguradora porque ésta se ahorra los costes de comercialización cuando vende sus seguros a través del mediador. Y, en cambio, contratar con estos profesionales tiene muchas ventajas: contar con asesoramiento personalizado y adaptado a tus necesidades, recibir diferentes opciones y coberturas, ahorrarse el trabajo de rellenar formularios, evitar recibir publicidad de productos en tu correo electrónico y poder hablar directamente con tu mediador en caso de que ocurra un problema.


Pero lo más importante es que en caso de siniestro un mediador va a estar de tu parte y va a destinar su experiencia y esfuerzos a defender tus intereses ante la aseguradora. «Un corredor es un profesional independiente que no representa a ninguna compañía, sino al cliente, y le ofrece un asesoramiento motivado en la necesidad de coberturas que tiene dentro de la compañías del mercado asegurador», explica Anna de Quirós, socia directora de Cobertis.

Te puede interesar