cambio de hora

Se acerca el segundo cambio de hora del año y, casi seguro, no será el último

Los países europeos decidieron suprimir los cambios de hora coordinados durante 2021, aunque se prevé que el proceso se alargue. Además, aún queda definir si nos quedamos con el horario de invierno o de verano y si España vuelve al huso horario que le correspondería geográficamente. Preparad relojes.
Marian Mateo
Marian Mateo
Marian Mateo
Marian Mateo

Como ocurrió el mes de marzo pasado (y lleva ocurriendo décadas) la noche del sábado 24 de octubre al domingo 25 de octubre habrá cambio de hora en España, el segundo del año. Las 3 de la madrugada pasarán a ser las 2, por lo tanto, tendremos una hora más para dormir.

Y, prepárate, porque, como este es uno de esos temas recurrentes que nos encantan a los periodistas, en multitud de medios te encontrarás artículos al respecto en el tiempo que falta hasta el cambio. De momento, nosotros te contamos en este la historia que hay detrás de estos saltos de horario y podrás leer, además, en otro artículo que también publicamos hoy, algunas de las repercusiones negativas que tienen estos cambios; sobre todo, para el sueño.

No es cuestión baladí: el sueño es un componente crítico para la salud en general. Tanto es así que en muchos países desarrollados la falta de sueño ya es considerado un problema de salud pública. Por eso, y hasta el mes de octubre, vamos a ir explicando algunos aspectos relacionados con el buen y mal dormir y sus repercusiones para nuestra calidad de vida, así como el encaje que tiene su tratamiento en el seguro de Salud. De momento, vamos a ver cuándo empezó a aplicarse el doble cambio horario anual y por qué.

Érase una vez hace más de un siglo…

El gasto energético vinculado a la luz eléctrica lleva debatiéndose desde hace muchos muchos años. La cosa empezó a concretarse en 1884, en la Conferencia Internacional sobre el Meridiano (Washington), donde se habló de establecer zonas horarias de ámbito mundial para ahorrar energía. Pero la idea no fue aplicada por primera vez hasta la I Guerra Mundial. Luego, se dejó a un lado, y se retomó en 1973 (que fue 1974 en España), coincidiendo con la crisis del petroleo. La medida cobró forma con el establecimiento de dos horarios:

  • Horario de verano: el último domingo del mes de marzo se adelantan una hora los relojes (es decir, las 2 de la madrugada pasan a ser las 3); una hora menos para dormir.
  • Horario de invierno: el último domingo del mes de octubre se atrasan los relojes una hora (o sea, las 3 de la madrugada pasan a ser las 2); una hora más en la cama.

En la actualidad, el cambio de hora está regulado por una directiva comunitaria, de obligado cumplimiento para todos los estados miembro, que se incorporó al ordenamiento español en 2002.

Sin embargo, la Comisión Europea ha acordado suprimir este doble cambio. Este organismo europeo estudió una propuesta legislativa para ello hace algunos meses, antes de que el COVID-19 nos trastocara toda la vida. Lo hizo tras valorar sus efectos para la salud y realizar una consulta pública por medio de Internet en la que participaron 4,6 millones de europeos (curiosidad: 3 millones de ellos fueron alemanes). El 84% de todos los participantes votaron a favor de suprimir el cambio horario. En España, que fue el séptimo país de la UE en cuanto a número de participantes, el 93% de los que votaron también lo hicieron a favor de su eliminación.

Así, los estados miembros acordaron el fin del cambio de hora para el año 2021, aunque puede que el proceso se alargue.

¿Horario de verano o de invierno?

Y es que (además de verse afectado por los efectos del COVID-19 sobre la sanidad, la economía y la política), eliminar esos cambios no es tan fácil ni tan inmediato. Para empezar, queda por definir con qué horario nos quedaríamos: si con el de verano o con el de invierno. Parece que las autoridades europeas son más partidarias de mantener el de verano, pero hay algunos expertos en temas del sueño que no están de acuerdo y apuntan los siguientes argumentos en contra del horario estival:

  • En invierno, empezaríamos la jornada -laboral y escolar- siendo todavía de noche, lo que puede afectar al rendimiento.
  • La luz de la mañana desempeña un papel esencial en la producción de melatonina por la noche, una hormona básica para facilitar el sueño. Así, la falta de luz a primera hora del día podría dificultar el descanso nocturno.
  • Además, el día también se alargaría, anocheciendo una hora más tarde. Ello puede fomentar la prolongación de los horarios laborales y de las actividades de ocio, haciendo que nos vayamos a dormir aún más tarde.

Spain is different (sí, también en esto)

Además de lo que se decida en el ámbito europeo, España tiene otra cuestión horaria pendiente desde la Segunda Guerra Mundial.

Lo que ocurre es que, geográficamente y según el meridiano de Greenwich, en España deberíamos tener el mismo huso horario que Portugal o el Reino Unido, es decir, una hora menos, igual que en las Islas Canarias. Sin embargo, en aquel momento Franco decidió sincronizar los relojes de nuestro país con la hora de París y Berlín.

Así que, puestos a cambiar la hora, el gobierno español se plantea la posibilidad de aprovechar para retomar el horario que nos correspondería según nuestra situación geográfica. Para ello, ha organizado una comisión de expertos que analicen las repercusiones de esta medida, tanto desde el punto de vista de salud y calidad de vida, como en relación al aprovechamiento energético y el ahorro.

Sumados ambos cambios, el europeo y el español, significaría que:

  • Si la UE decide apostar por el horario de verano (una hora más que en invierno) y, a la vez, España aprovecha para volver a su huso horario natural (una hora menos), nos quedaríamos igual que en invierno.
  • Si la UE opta por el horario de invierno y España aprovecha y se suma a las Canarias en su ‘una hora menos’ en total acabaríamos retrasando los relojes dos horas respecto del verano.

O sea que, por si acaso: mantente atento a las noticias, y ¡prepárate para actualizar relojes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Niño somnoliento

Niños y cambio de hora, mala combinación

Este fin de semana, de la noche del sábado 24 de octubre al domingo 25, toca el segundo cambio de hora del año. A pesar de que este cambio es ‘el bueno’, que nos proporciona una hora más de sueño, no todos se adaptan igual de bien o de rápido. Entre ellos, los niños. Aquí tienes algunos consejos para hacerles más llevadero el cambio.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.