Satélites contra el fraude

Las imágenes captadas desde el cielo son una herramienta muy eficaz para que las compañías puedan evitar engaños

Evitar el fraude es una de las principales preocupaciones de las compañías aseguradoras en la actualidad y para conseguirlo están recurriendo a la tecnología. Los drones, por ejemplo, ya se usan con frecuencia para obtener información de lugares de difícil acceso o de grandes superficies, como pueden ser los tejados de las viviendas o las grandes explotaciones agrícolas. Los drones no son los únicos inventos tecnológicos para captar imágenes desde el aire. Actualmente, ya se están utilizando los satélites para tener fotos y vídeos que permitan validar si una reclamación se ajusta a la realidad o es un intento de fraude.

El uso de los satélites proporciona claras ventajas.La primera de ellas es la inmediatez en el acceso a los datos necesarios para evaluar la situación. El satélite puede tomar imágenes y mandarlas a la compañía en apenas unos minutos. Esto acelera el proceso y sale ganando el cliente, que tiene una respuesta rápida, y la compañía, que consigue máxima eficiencia y el consiguiente ahorro de tiempo y dinero.

Las imágenes de alta resolución conseguidas por el satélite ayudan a los peritos (los técnicos que evalúan los daños y su coste) a efectuar sus cálculos y ayudan a la compañía a tomar las decisiones correctas, en poco tiempo. Los satélites permiten localizar objetos, visualizar detalles de accidentes y comprobar si los daños declarados por el cliente se ajustan a la realidad. Además, permite a las compañías acumular datos que más tarde servirán para modificar sus ofertas de producto y ajustar las pólizas para lograr la máxima rentabilidad. Son también una herramienta eficaz para, en algunos casos, evaluar riesgos y verificar activos para así poder proponerle al cliente una póliza más ajustada a la realidad.

Por ejemplo, el satélite ofrece imágenes de alta calidad de todo tipo de nuevas construcciones (casas, piscinas, infraestructuras deportivas o industriales, etc.) lo que permite no tener que desplazar a un empleado y disponer de todos los datos necesarios para hacerle la oferta al cliente. Otra de las ventajas es que los satélites permiten la monitorización diaria e inmediata, lo que resulta de gran utilidad en algunos momentos como por ejemplo después de catástrofes naturales, cuando los drones no pueden volar sobre la zona afectada hasta pasados unos días.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro