¿Sabías que morirse en Madrid o en Palma de Mallorca es más caro?

El seguro de decesos nos da las mejores coberturas para poder sufragar los gastos derivados de un sepelio

Cuando se produce el fallecimiento de un ser querido, los trámites que debe realizar la familia representan una carga difícil de asumir, tanto a nivel personal como económico. Además de la complicación burocrática, incrementada por la delicada situación emocional, los familiares deben asumir el elevado coste del servicio de sepelio. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), morirse en España supone un gasto medio de entre 3.200 y 3.600 euros.

No obstante, en función del lugar de fallecimiento los costes pueden incrementarse considerablemente. Por ejemplo, Madrid y Palma de Mallorca son las dos capitales de provincia donde los servicios funerarios resultan más caros, 4.750€ y 4.250€ respectivamente; a diferencia de lugares como Zamora, Santa Cruz de Tenerife, Cuenca, Teruel, Cádiz o las Palmas de Gran Canarias, donde los mismos servicios no sobrepasan los 3.000€. Ahora bien, el lugar donde resulta más caro un sepelio con diferencia es Ibiza. En esta isla, el precio de los servicios funerarios puede superar los 5.000 €, un 60% más que en los municipios más económicos.

Por lo tanto, resulta totalmente aconsejable contratar un seguro de decesos que cubra todos los gastos cuando fallezcamos, evitando así dejar esta carga económica a nuestros familiares. A través de esta póliza se realizan todas las gestiones relacionadas con la defunción: tramitación de la documentación por fallecimiento, funeraria, traslado, incineración o inhumación, esquelas, flores…, ofrece apoyo psicológico a los familiares (asistencia a las personas) y, además, asume su coste.

Además, se trata de un servicio que puede contratar cualquier persona residente en España. Otra de sus características es que se trata de una cobertura de carácter familiar que permite ofrecer cobertura a todos los miembros de la familia a través de una misma póliza. Por eso, no es de extrañar que el seguro de decesos es, tras el de automóviles, el producto asegurador con mayor capilaridad en España. No en vano, 21,52 millones de personas están protegidas por una de estas pólizas, de acuerdo con los datos aportados por ICEA. Como en el mercado hay 8,2 millones de pólizas, existe una media de 2,62 asegurados por contrato; este dato refrenda el carácter familiar del producto.

A nivel territorial, la implantación del seguro de decesos es particularmente destacada en la mitad Sur de la Península y en la cornisa cantábrica. Las provincias donde este producto tiene una mayor presencia son Cádiz (86% de la población asegurada), Ávila (84%), Badajoz (78%), Ciudad Real (73%) y Huelva (72%). Pero incluso en aquellos territorios donde este producto tiene un menor protagonismo, su presencia sigue siendo más que perceptible. Es el caso de Melilla (18%), Soria (19%), Huesca (22%), Teruel (23%) y Baleares (24%).

En cuanto a las edades, los índices de suscripción más altos de este producto se dan pasados los 45 años y, muy especialmente, en la vejez. No obstante, el seguro de decesos también está bastante presente entre los niños y la gente joven. Las tasas de aseguramiento entre la población menor de 30 años oscilan entre el 27% y el 44%.

Sin duda, el seguro de decesos nos da las mejores coberturas para poder sufragar los gastos derivados de un sepelio. Si tienes cualquier duda, ponte en contacto con tu mediador de confianza para que te aconseje la mejor póliza en función de las características de tu familia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro