Rodaje a todo riesgo

Una amplia gama de seguros cubre los posibles siniestros en el proceso de creación de una película

El rodaje de una película suele involucrar a decenas de personas durante un largo periodo de tiempo. La producción de un filme suele comportar un gran despliegue de recursos diversos y supone una gran inversión de dinero. Las distintas fases (idea, guión, localizaciones, rodaje, montaje…) se extienden en el tiempo y hacen que la producción se enfrente a una larga lista de posibles riesgos. Es por ello que todas las películas suscriben diversas pólizas para cubrir posibles siniestros que graven la economía de la productora. En los últimos años, el sector asegurador ha lanzado productos más sofisticados y específicos para la cinematografía.

Existe una gama de productos aseguradores para las diversas incidencias que pueden surgir durante el proceso de producción.

Seguros de vida
El principal riesgo, evidentemente, es el fallecimiento de alguno de los protagonistas. Hollywood basa muchos de sus éxitos en la capacidad de atracción de sus actores. Perder a una de las estrellas obliga, en muchos casos, a rehacer la película y a descartar parte de lo ya rodado. Por eso, las productoras suscriben seguros de vida para los que intervienen en el trabajo de realización de un filme. Uno de los primeros casos famosos fue la muerte de Brandon Lee, hijo de Bruce Lee, durante el rodaje de El cuervo. Una pistola de fogueo tenía por error una bala real que acabó con la vida del joven actor. Para finalizar la película hubo que recurrir a generar imágenes electrónicamente. En 2008, el suicidio de Heath Ledger obligó a cambios drásticos en la producción de El imaginario del doctor Parnassus y a la utilización de tres actores más (Colin Farrell, Jude Law y Johnny Depp) para encarnar al personaje de Ledger. Otro caso muy famoso fue el de Paul Walker, fallecido en 2013 durante el rodaje de una entrega de Fast & Furious. Hubo que utilizar efectos especiales para recrear a Walker y acabar el filme.
De hecho, no siempre es el seguro de vida el que cubre la posible pérdida de actores. Hay otro seguro que cubre el siniestro que pueda provocar esta eventualidad. Es el seguro de Buen Fin, que garantiza la financiación y sustitución de personas o materiales ante cualquier siniestro durante el rodaje. Esta póliza también garantiza a las productoras que la película se realizará ajustándose al presupuesto y dentro del plazo de tiempo previsto. Se trata de un seguro muy difícil de tener, ya muchas compañías no lo ofrecen. Hay pocas aseguradoras que garantizan a los productores que la película se grabará según el presupuesto y el plan estipulado, pero en Estados Unidos cada vez hay más casos.

Seguros de salud
Otro posible riesgo es la enfermedad o lesión de los actores. Por eso los rodajes cuentan con seguros de asistencia sanitaria muy completos. A esa cobertura, por ejemplo, se acogieron los productores de una de las entregas de La guerra de las galaxias cuando Harrison Ford quedó herido de gravedad en la pierna al caerle encima la puerta de la nave El Halcón Milenario. El mítico Han Solo fue evacuado en helicóptero hasta el hospital londinense donde fue atendido e intervenido quirúrgicamente.

Seguros multirriesgo y de responsabilidad civil
Culaquier película afronta riesgos diversos. Para eso están los seguros Multirriesgo que ofrecen compañías y corredores especializados en este sector. Las garantías que incluyen estos seguros son variadas y van desde los daños derivados de la producción, como los accidentes personales del director y los actores, a la responsabilidad civil por daños que se produzca en la grabación. También pueden incluirse supuestos como la pérdida del metraje, los daños sufridos por aparatos tecnológicos o la suspensión del rodaje a cusa de la meteorología.

Seguros directos
Los seguros directos cubren daños en el rodaje y todos los riesgos de producción del filme. Suele incluirse los decorados, vestuario, equipamiento, material defectuoso, derechos de la propiedad intelectual e incluso el incumplimiento de la confidencialidad. Este último siniestro puede darse cuando un actor o trabajador implicado en la producción de la película filtra un guión y acaba publicado por la prensa, lo que es habitual.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro