Los falsos autónomos de Glovo y la muerte de un joven rider

Los ‘riders’ reclaman más protección y ser reconocidos como trabajadores por cuenta ajena

Un repartidor de Glovo perdía la vida la noche del sábado tras ser atropellado por un camión de la basura. Los hechos ocurrieron en Barcelona, en el cruce entre la calle Balmes y Gran Vía de les Corts Catalanes cuando el joven, de 22 años de edad, se disponía a realizar una entrega con su bicicleta.

El trágico suceso ha vuelto a poner en evidencia las precarias condiciones en las que trabajan estos repartidores. Los llamados ‘riders’ llevan ya años peleando por sus derechos y reclamando más seguridad. Entre sus quejas, destaca lo poco protegidos que se encuentran ante la ley.

Si las empresas no actúan, tendremos noticias como esta más a menudo” o “Era cuestión de tiempo que sucediera una desgracia así” son algunas de las potentes afirmaciones que han hecho desde RidersxDerechos. La plataforma se plantea tomar acciones legales contra Glovo por este incidente.

Por su parte, la empresa de reparto lamenta lo que califica de “accidente de tráfico” (que no laboral) y quiere dejar muy claro que está colaborando con las autoridades para determinar sus causas. Una vez esclarecidos los hechos, iniciarán “los trámites para activar el seguro privado que cubre la actividad realizada por el repartidor en caso de accidente”.

EL MENSAJERO OPERABA SIN CONTRATO

Se especuló desde un primer momento que el fallecido podría estar trabajando con una cuenta subarrendada. Ayer mismo Glovo emitió un comunicado en el que reconocía que el joven no estaba registrado en su plataforma y no disponía de ningún contrato mercantil con la empresa.

Así pues, el repartidor habría estado ejerciendo de forma ilegal, utilizando la cuenta de un tercero. Según recoge Glovo, esta práctica “dificulta que se pueda entregar el material didáctico en seguridad vial ofrecido normalmente a los riders, así como que no se puedan beneficiar del seguro contratado por Glovo”.

Aunque la compañía no reconoce al fallecido como uno de sus trabajadores, ya ha declarado que  asumirá “todos los gastos que hubiera cubierto el seguro privado con el que cuentan los repartidores de la plataforma”.

FALSOS AUTÓNOMOS O TRABAJO COLABORATIVO

Este tipo de compañías de reparto se amparan en el concepto de “economía colaborativa para montar su negocio. Así pues, los repartidores que trabajan para Glovo, Deliveroo o Uber Eats están dados de alta como autónomos aunque en la práctica operen como asalariados.

De hecho, eso mismo denunciaron el pasado verano los trabajadores de Deliveroo, quienes salieron victoriosos obligando a la empresa a pagar 1,3 millones en concepto de cuotas dejadas de abonar a la Seguridad Social. Con este precedente, los ‘glovers’ también decidieron actuar y denunciar ante la Inspección de Trabajo de Barcelona con el apoyo de la Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC) y la plataforma RidersxDerechos. Aunque  Inspección de Trabajo de Barcelona, Madrid y Valencia han fallado a favor de los ‘riders’ afirmando que se trata de falsos autónomos, el Ministerio de Trabajo no ha establecido unas instrucciones concretas al respecto. Tampoco a nivel europeo hay una solución cerrada que lo regule.

Los riders y los organismos denunciantes defienden que la relación de los repartidores con la compañía debe considerarse laboral y no mercantil, ya que la empresa impone las condiciones de prestación del servicio.

También la UGT se pronunció al respecto acusando a este tipo de empresas de ofrecertrabajo “precario, abusivo, inseguro. Le echan la culpa a la reforma laboral que “da pie a este tipo de trabajos desregulados, que vulneran la legalidad laboral vigente al considerar a sus empleados como autónomos cuando son asalariados”.

Por el momento, lo que sí se ha regulado es el convenio sectorial que les corresponde. El BOE del 29 de marzo recogía una ampliación del Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería (ALEH). Allí se incluía a los repartidores de comida a domicilio: ”incluidas las plataformas digitales o a través de las mismas” sentencia.

SEGURO DE ACCIDENTE Y DAÑOS A TERCEROS

Parece que Glovo va tras los pasos de Deliveroo así que quizá debería también plantearse la opción del seguro gratuito que ofrece la compañía británica a sus ‘riders’. Deliveroo, junto a la aseguradora Qover, dota a sus trabajadores de una póliza que les cubre en responsabilidad pública y civil, y hasta 7.500 euros en gastos médicos, entre otras.

De momento, lo único que contempla Glovo es poner a disponibilidad de sus empleados (autónomos) un seguro privado en caso de accidente, daños a terceros, o daños en los materiales transportados. Dicho seguro cubre los daños físicos que sufra del ’glover’ si se produce un accidente durante su colaboración.

Los importes serían hasta 20.000€ en caso de invalidez por accidente; 30€/día en compensación por ingreso hospitalario; 20.000€ por fallecimiento y hasta 3.000 en gastos por sepelio. Al menos así lo detallan en su web.

FALTA FORMACIÓN EN PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES

Las declaraciones ante la prensa de Dani Gutiérrez, portavoz de RidersxDerechos son bastante reveladoras y alarmantes en materia de seguridad laboral. Denuncia que la empresa debería trabajar para prevenir los riesgos laborales, pagar las bajas y los seguros médicos. “Llevábamos tiempo diciendo que pasaría. No se entiende que una empresa de miles de repartidores dedique cero euros a prevención de riesgos laborales, cursos de formación en seguridad vial e indumentaria de seguridad”, sentenció.

Si queréis más información sobre cómo es el proceso de selección para entrar a trabajar en Glovo y las condiciones laborales que ofrecen, recomendamos  leer la experiencia de primera mano de este repartidor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro