fontanero-tuberias-seguro

He reparado las tuberías de casa y han provocado daños por agua, ¿a quién reclamo?

En función de quién haya hecho la reparación, cambiarán las coberturas
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

Si tu hogar sufre de obstrucción en el desagüe, malos olores, bajo flujo de agua o goteo, y te planteas buscar a alguien para cambiar las tuberías, hay varios factores a tener en cuenta. Algunos ciudadanos confían en sus habilidades y deciden hacerlo ellos mismos y otros prefieren delegar el cambio a profesionales. Sea cuál sea el método, si algo no sale bien y quieres que el seguro te cubra el arreglo, debes estar debidamente informado de lo que se está haciendo en tu casa, porque pueden presentarse problemas. Hay que tener en cuenta todos los escenarios posibles.

La reforma la hace un profesional acreditado

Al hacer una reforma, el titular de la vivienda asume el rol de promotor de la obra, por lo que es su responsabilidad verificar de que todo está en regla. La opción más segura es contratar un profesional acreditado para el cambio de tuberías. “Tenemos que asegurarnos que la empresa o profesional tiene una póliza de Responsabilidad Civil y un seguro de accidentes del convenio”, explica el corredor David Bueso, del Grup Bueso. “Es algo que no se suele preguntar, pero es necesario”, apunta, porque así “nos aseguramos que si la reforma causa un daño al hogar, podremos reclamar una indemnización a su aseguradora”.

Además, si el trabajador se hace daño dentro de nuestra casa, quedaría cubierto por esas pólizas: en caso de muerte o invalidez -algo improbable pero que las compañías contemplan- quedaría cubierto por la póliza de accidentes de convenio, y en el de que se haga daño dentro de la casa -golpe, rasguño, etc.- quedaría cubierto por la de Responsabilidad Civil del técnico.

¿Y si el profesional no tiene seguro?

“Debería tenerlo. No es obligatorio poseer uno, pero sí lo es rehacer o atender los daños que provoque”, señala el corredor, un deber regido por el artículo 1902 del Código Civil. De ambas formas, será el profesional quien acabe pagando el desperfecto.

La reforma la hace un particular no profesional

“Mi primo es un manitas”, “mi vecino sabe hacer chapuzas, le voy a contratar”, son situaciones comunes pero no válidas. Para poder reclamar a cualquier seguro en caso de desperfecto, es necesario que el trabajador encargado redacte una factura

“Si no es un profesional, no te podrá hacer factura”, afirma Bueso. Una persona no profesional es aquella que no está inscrita en la licencia de actividades correspondiente, que no acredita que está cotizando en el epígrafe la actividad profesional. Este sería el caso si se trabajara en negro. 

Si la reforma es en negro, no podrás reclamar a nadie, porque no existe ningún documento que justifique la obra se ha hecho. De la misma manera, si no hay factura, pierdes la garantía de cualquier reparación.

Yo mismo hago la reforma

Si tu mismo, como particular y propietario, haces la reforma, la situación es distinta. En el caso de un cambio en las tuberías, dentro de la póliza del seguro del hogar existe una garantía por daños de agua, por lo que te se harían responsables del desperfecto.

Por otro lado, en caso de que tu mismo causaras daño a los vecinos por agua (goteras, inundación, desperfectos), si se trata de una obra con un presupuesto inferior a 150.000 euros se cataloga como obra menor, y el seguro de tu hogar cubriría los daños ocasionados al vecino. Para cualquier duda sobre las pólizas de tu hogar, no dudes en contactar a tu corredor o compañía de seguros de confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar