Renovar el seguro del coche

La póliza se renueva automáticamente a no ser que nos pronunciemos al respecto.

¿Sabrías decir qué coberturas contrataste en tu seguro de coche? Es posible que la pereza o el despiste sean los responsables de que llevemos ya varios años renovando la póliza sin ni siquiera ser consientes de ello. Esto es así porque, en la gran mayoría de los casos, al contratar el seguro de coche, firmamos dando nuestro consentimiento a una renovación automática.

La Ley del Contrato de Seguro establece que la vigencia de los seguros de coche no puede superar los diez años de duración. Además, las prórrogas del contrato no pueden ser superiores a un año. Al pasar 11 meses, si la compañía no ha recibido notificación por nuestra parte, entiende que queremos seguir con el servicio contratado.

Si la aseguradora ha realizado cambios en las condiciones de nuestro contrato, deberá notificárnoslo con más de un mes de antelación. Es decir que no puede subirnos el precio si esto no está contemplado en las bases iniciales o si no se nos ha notificado previamente. Si decidimos rescindir el contrato, tenemos que avisar por escrito como mínimo un mes antes de que se cumpla la fecha de vencimiento. Por su parte, si es la compañía la que quiere finalizar el trato, deberá comunicarlo al asegurado con un mínimo de dos meses de antelación.

Antes de renovar el seguro del coche por inercia, deberíamos revisar las coberturas y, si procede, realizar cambios para que se ajuste a nuestras necesidades actuales. Puede que queramos añadir otro conductor, que tengamos ya cierta antigüedad al volante o que el vehículo cumpla más de 5 años. Estos serían factores a tener en cuenta a la hora de negociar nuestra póliza.

¿Qué debemos valorar antes de renovar el seguro?

  • No nos dejemos cegar por ofertas y precios bajos, pensemos con cabeza y acorde a las coberturas que realmente necesitamos.
  • Debemos tener en cuenta la antigüedad de nuestro vehículo y sus características. Si el coche tiene más de 5 años puede que sea conveniente contratar un seguro a terceros ampliado en vez de un a todo riesgo como cuando lo tenemos nuevecito.
  • Como dijimos, puede que nuestra situación haya cambiado y necesitemos incluir a otro conductor que use el vehículo. Es muy importante ya que la compañía puede negarse a pagar si en un accidente quien conducía no era el titular del coche.
  • A menudo no reparamos en ello pero también es conveniente contemplar los accesorios del coche en el seguro. Los hay que no vienen de serie pero igualmente deben ser declarados con su valor real. Hablamos, por ejemplo, del GPS integrado, manos libres, llantas de aleación, techo solar…etc.

Mucho cuidado con pensar que devolviendo el recibo del seguro al banco, la compañía ya interpretará que rescindimos el contrato. Eso no es así, hay que notificarlo por escrito formalmente ya que la aseguradora podría interpretar ese gesto como un impago e incluso reclamarlo por vía judicial.

Por supuesto, para evitar malos entendidos o en caso de duda, lo mejor es consultar a expertos que nos asesoren.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro