Recursos ante la pérdida de un vuelo

tiemposeguro
tiemposeguro

Redacción
4 de agosto de 2017

La opción más factible es reclamar a Aena por responsabilidad patrimonial

Llegan las vacaciones y los problemas se multiplican en los aeropuertos. El gran aumento del tráfico de pasajeros y las inevitables huelgas estivales provocan retrasos inacabables que muchas veces finalizan con la pérdida del vuelo, sea en el inicio del trayecto o sea en el enlace para ir al destino final. Ante este escenario, lo primero que se provoca es la frustración del viajero. Pero una vez asimilado el desastre, ¿qué podemos hacer?

La opción más factible si el incidente ha sucedido en algún aeropuerto español, es presentar una reclamación a AENA, la empresa pública que se encarga de garantizar que todo funcione adecuadamente en las instalaciones aeroportuarias. Actualmente, el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, acumula retrasos y más retrasos a causa de la huelga del personal de Eulen, compañía contratada por AENA para hacerse cargo de los controles de seguridad. En este caso, la aerolínea no tiene responsabilidad en los retrasos por lo que solo queda el  recurso de reclamar ante AENA por responsabilidad patromonial, ya que ha de garantizar el buen funcionamiento de la terminal y cobra por cada billete un dinero destinado a pagar los gastos de seguridad, que desde octubre de 2016 están desempeñadas por la empresa Eulen.
En cualquier caso, reclamar no garantiza nada. Las asociaciones de consumidores recomiendan habitualmente hacer las reclamaciones de forma colectiva si es posible, pero son procesos muy largos y no hay garantías de acabar recibiendo alguna indemnización.

Te puede interesar

COVID-19 vacaciones

¿Y si el COVID-19 me deja sin vacaciones?

Después del largo confinamiento y las restricciones por la pandemia del COVID-19, estamos deseando disfrutar de unas merecidas vacaciones. El problema viene cuando tenemos que

¡Sí quiero! Pero después de la Covid-19

¡17.000 bodas canceladas solo entre marzo y abril del 2020! Esta cifra está trastocando por completo la economía de ciertos sectores. La restauración, los proveedores,