Temporal de nieve y seguros

¿Has sufrido daños por Filomena? Así debes reclamar al seguro

La Escuela de negocios de los mediadores de seguros, CECAS, nos da las pautas a seguir para reclamar a nuestro seguro por los percances causados por los temporales (Filomena, entre ellos).
Marian Mateo
Marian Mateo
Marian Mateo
Marian Mateo

Estamos en pleno temporal de frío y nieve; sin duda, Filomena va a convertirse en un nombre de lo más recordado. Más allá de la ilusión de la nieve en sitios a los que habitualmente no llega, este tipo de temporales pueden provocar percances de importancia variable. Las bajas temperaturas, el hielo y la nieve han causado importantes daños en viviendas, locales comerciales e industriales y automóviles (¿has leído nuestros consejos para conducir en condiciones de frío y nieve, o cómo limpiar de hielo el parabrisas?). Hemos podido verlo en todos los medios de comunicación y en fotos y vídeos compartidos a diestro y siniestro. Ahora, llega el momento de que el seguro desempeñe su papel reparador e indemnizador. ¿Has resultado afectado? Pues estos son los pasos que debes dar para agilizar el cobro de la indemnización, según informa la Escuela de negocios de los mediadores de seguros, CECAS.

Acude a tu mediador

Lo primero es acudir a tu mediador de seguros. Este profesional te informará de los trámites a seguir, cómo acceder a tus pólizas, y obtener los datos necesarios para realizar las reclamaciones pertinentes. “El papel del mediador es clave, ya que su asesoría y conocimiento sobre las pólizas simplifica y agiliza mucho el proceso”, explica Javier Barberá, presidente de CECAS.

Importante: sólo se puede reclamar si se tiene un seguro con una póliza de protección frente al daño y se está al día en el pago de las cuotas. Si no tenemos seguro, no se puede hacer ninguna reclamación. Y esto se aplica tanto a las aseguradoras (cuando el daño es por temporal menor), como al Consorcio de Compensación de Seguros, que es el organismo que asume las indemnizaciones en caso de catástrofes naturales o daños extraordinarios. Además, el seguro debe estar en vigor como mínimo una semana antes para que asuma los daños por fenómenos atmosféricos.

Qué hacer

Documentar bien el siniestro: si se han sufrido daños materiales, la aseguradora enviará un perito para valorar las pérdidas. Para facilitar su examen, lo mejor es no tirar nada. Es recomendable fotografiarlo todo y conservar los restos de los bienes dañados. Si se debe afrontar alguna reparación de urgencia, es necesario guardar las facturas para luego poder reclamar el importe.

Cuidado con los plazos. La persona que ha contrado el seguro (que se denomina ‘tomador’) debe comunicar lo sucedido a su aseguradora en un plazo de 7 días para que se pueda tramitar el siniestro.

Aportar pruebas. Hay que recopilar todas las pruebas que se pueda para demostrar el origen y las consecuencias del daño. Valen fotos, noticias, partes de la policía, protección civil o bomberos; también, buscar testigos que lo acrediten.

Coche, casa, electricidad, negocio

En el caso de daños en automóviles, los seguros contratados en la modalidad de todo riesgo suelen incluir los daños por nieve, granizo o de impacto o choque de objetos. Cuando la nieve o el temporal te afecta en la carretera, es necesario una póliza al día que cubra Autos y Asistencia en carretera. Es recomendable tenerla en lugar accesible ante posibles percances, como golpes o salidas de vía.

En nuestra casa, algunos riesgos y fenómenos de la naturaleza (nieve, lluvia, granizo) están cubiertos por el seguro de hogar cuando superan una cierta intensidad. Así, incluye la evaluación y reparación de goteras y derrumbamientos de tejados a consecuencia del peso de las nevadas. Si hay cortes del suministro eléctrico (cosa que, según su duración, puede echar a perder el contenido de congeladores y frigoríficos), el seguro puede hacerse cargo del coste hasta una determinada cantidad. En ese caso, los daños deben acreditarse mediante tique de compra.

Estas alteraciones del fluido eléctrico también pueden causar daños en algunos electrodomésticos. Estos percances estarán cubiertos si nuestro seguro multirriesgos incluye la garantía de ‘daños eléctricos’, que es muy habitual en la mayoría de ellos.

Los seguros multirriesgo de la mayor parte de las aseguradoras incluyen también los daños causados por la caída de árboles a consecuencia del peso de la nieve.

Por último, si nuestro negocio se ha visto afectado y paralizado por el temporal, el seguro también tiene respuesta para ello. Para poder beneficiarse, en este caso, es necesario contar con una póliza de ‘Lucro cesante’. Este tipo de seguro se ocupa de paliar las consecuencias económicas de la suspensión del normal desarrollo de la actividad de nuestro negocio como consecuencia del temporal de nieve.

Tu mediador de seguros podrá aclararte sin problema todas tus dudas sobre qué aspectos cubren o no tus seguros. Y se ocupará de gestionar las reclamación a la aseguradora en caso de ser necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Residencia para mayores

Aspectos clave para elegir la mejor residencia para nuestros mayores

El servicio, la localización y el precio son tres cuestiones fundamentales a la hora de decantarnos por un centro geriátrico u otro. Además, también puede ser de gran ayuda contar con productos específicos para la tercera edad como el seguro de dependencia, entre otros.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.