Adoptar perro o gato

Quiero adoptar un perro o un gato: ¿qué debo tener en cuenta?

Antes de ir a la protectora o refugio, es importante que te informes de los pasos a seguir
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

Gracias a muchas campañas de concienciación sobre el abandono de animales, la adopción ha dejado de ser minoritaria y se ha convertido en muchas ocasiones en la primera opción para muchas personas, en lugar de la compra. 

Ahora bien, ¿qué es lo que debes tener en cuenta antes de dar el paso? En primer lugar, vale la pena que te preguntes si dispones del tiempo libre necesario y de la voluntad para cuidar de tu mascota como se merece.

Aparte de las horas y horas que tendrás que dedicarle a su educación y desarrollo, especialmente si es cachorro, también debes valorar que, seguramente, te supondrá un esfuerzo económico. No cabe duda que, introducir este amigo de cuatro patas en tu familia, va a cambiar tus rutinas de cada día. Tendrás que sacarlo a pasear, cuidar de su higiene, hacer frente a posibles gastos veterinarios: vacunas, revisiones… 

Por eso, es importante que, antes de nada, todos los miembros de la familia estén de acuerdo con la incorporación del animal al hogar. Tod@s deben estar dispuest@s a compartir la responsabilidad y dedicación que conlleva.

¿Dónde adoptar una mascota?

Si una vez valorados todos estos aspectos, decides seguir adelante; lo primero que debes hacer es informarte de cómo hacerlo, conociendo las vías y los condicionantes para llevarlo a cabo, así como los requisitos para adoptarlos. Actualmente, existen múltiples protectoras, refugios, albergues, asociaciones y otras entidades sin ánimo de lucro de carácter local, que ofrecen la posibilidad de adoptar animales de compañía de diferentes edades, tamaño, razas y características.

La mayoría de ellas disponen de una web que te permite conocer los distintos perfiles de perros o gatos en adopción (edad, tamaño, historia, carácter) e incluso algunas de ellas ofrecen la opción de que puedas filtrar la búsqueda según tus preferencias.

Un consejo en caso de que la entidad seleccionada esté cerca de tu localidad, es que realices una visita para conocer al animal en cuestión y recibir un asesoramiento más personalizado. Ten en cuenta que muchas protectoras ofrecen la posibilidad de pasear al animal escogido o acogerlo de forma temporal, antes de formalizar la adopción, con el fin de que puedas valorar vuestro nivel de afinidad.

Los pasos a dar…

Una vez hayas manifestado tu elección a la protectora, esta pondrá en marcha un protocolo de actuación, que suele englobar los siguientes pasos para adoptar a tu animal de compañía:

  • Documentación necesaria. Tendrás que llevar tu DNI para demostrar tu identidad y tener cumplida la mayoría de edad. También, suelen requerir el certificado de propietario de vivienda. De esta forma, se demuestra que tienes un hogar en el que acoger a la mascota.
  • Cuestionario para validar tus actitudes y predisposición a la adopción. No te preocupes, si te hacen varias preguntas sobre: tu horario laboral, dónde vives… Lo hacen para asegurarse que el animal en cuestión va a estar en buenas manos.
  • Visita a tu casa. En ocasiones, puedes recibir la visita de algún trabajador de la protectora, con el fin de establecer un contacto personal y confirmar que el entorno donde vivirá el perro o gato adoptado será favorable para su bienestar.
  • Firma del contrato previo a la entrega. En el cual se ponen de manifiesto los compromisos, y responsabilidades que asumen ambas partes, para descartar futuros abandonos, episodios de maltratos, y otros aspectos que puedan perjudicar la salud física o psíquica del animal.
  • El último paso es el pago y entrega del animal doméstico adoptado. El precio depende de cada entidad, pero suele rondar los 100 €. Además, te entregan al animal vacunado, desparasitado y esterilizado. 

La mayoría de veces la entidad realizará un seguimiento, durante los primeros días de convivencia, para asegurar que el proceso de adopción del animal es óptimo y para ofrecerte asesoramiento, en caso de necesitarlo. 

Sin duda, adoptar es una acción solidaria; una forma de dar una segunda oportunidad a animales que se han quedado sin hogar. Un acto que seguramente tu mascota te agradecerá durante toda su vida. Tal es el cariño que nos dan los animales domésticos que los llegamos a considerar un miembro más de la familia. 

En este sentido, si quieres que tu amigo de cuatro patas esté protegido ante cualquier percance, no te olvides de contratar un seguro para tu mascota. De esta forma, siempre contará con la mejor asistencia en caso de necesitarla y a ti te evitará tener que hacer desembolsos inesperados. Si tienes dudas o quieres ampliar información, te recomendamos que consultes con tu mediador de confianza.

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar