Quién se queda qué después de romper. Capítulo III: Muebles y regalos

Rompes con tu pareja y ahora sí llegan los problemas y dudas. ¿Qué hacemos con los muebles y los regalos? ¿Podemos repartirlos? ¿Cuál es la mejor manera? Con la ayuda de la compañía aseguradora especialista en Defensa Jurídica, ARAG, te sacamos de dudas.

En general, “los electrodomésticos y muebles, es decir, aquellos bienes que no son transportables se quedan en la casa, por lo que se los quedará el miembro de la pareja al que se le atribuya la vivienda”, aclara la abogada de ARAG, Marina Barriendos.

En cambio, lo que se puede ‘mover’ se tiene que repartir. Dejando fuera los objetos personales que son de cada uno (maquinilla de afeitar, móvil, ropa, libros, discos, USB…); el resto debería ser repartido de manera equitativa.

Un ejemplo son los regalos que se reciben como pareja. Hay veces que es casi imposible que el reparto sea al 50% exacto, de manera que la persona más beneficiada debería indemnizar al otro con el valor de la diferencia para compensar. Se puede hacer sin más, o hacer una relación exhaustiva en el convenio regulador. Eso dependerá de lo bien o mal que haya finalizado la pareja.


Consulta otros capítulos de la ‘Guía legal para resolver pequeños conflictos’:

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro