¿Qué hacer si tienes un preservativo defectuoso?

Retiran 14 lotes de la marca Durex por defectuosos. ¿Podrían reclamar por daños y perjuicios los posibles afectados por un embarazo no deseado o un contagio?

Hace unos días conocíamos la noticia sobre la retirada de diversos lotes de preservativos defectuosos de la marca Durex. Al parecer, los condones afectados presentaban mayor riesgo de rotura y menor vida útil. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) explicó que se habían apartado del mercado, en total, 14 lotes de preservativos masculinos Durex Real Feel y Durex Sin Látex fabricados a principios de 2018 por no cumplir la pruebas de durabilidad establecidas por el fabricante.
En su momento, Durex envió un comunicado a los distribuidores, las farmacias y los comercios informándoles de los pasos a seguir para devolver los lotes afectados. Por su parte, la AEMPS ha publicado en su web una tabla con todos los lotes defectuosos identificados y recomienda a los usuarios que tengan una caja de preservativos afectada que no los utilicen.
“En caso de que hayamos adquirido una caja de uno de estos lotes, tenemos derecho a solicitar al establecimiento donde la adquirimos el reembolso del precio pagado o la sustitución del producto“, explica la experta jurídica de ARAG, Adriana Hibernón. Si además durante su uso se ha roto el preservativo, lo recomendable es ir al médico para que nos informe de las medidas para evitar un embarazo no deseado y de las pruebas a realizar para descartar el contagio de enfermedades infecciosas.
“En el supuesto de que una persona llegara a poder demostrar un embarazo no deseado como consecuencia de la rotura de uno de estos preservativos, se podría reclamar a la empresa los gastos de no seguir adelante con dicho embarazo. Y en caso de que la consecuencia hubiera sido el contagio de una enfermedad infecciosa, se puede emprender una reclamación, de inicio extrajudicial, contra Durex, con el fin de obtener un resarcimiento por los daños y perjuicios que de ello se deriven. De no llegar a un acuerdo amistoso, no queda más remedio que recurrir a la vía de la demanda judicial”, añade Hibernón.

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro