¿Qué hacer si sufrimos un accidente de coche?

Mantener la calma, disponer de un seguro con las coberturas adecuadas y el parte amistoso son la clave

Los accidentes leves le cuestan al seguro entre 3.000 y 3.500 millones de euros al año. Según UNESPA, en España se producen más de 2 millones de siniestros de este tipo y se registran una media de 1.750.000 reclamaciones anualmente. Si bien es cierto que a veces, al tratarse de accidentes leves, hay quien prefiere no dar parte, en la gran mayoría de los casos lo más práctico y sencillo es realizar un parte amistoso.

Como ya sabréis, es obligatorio contar con un seguro si tienes un vehículo a motor. El más simple sería con cobertura “a terceros”, es decir, un seguro que se encarga de la responsabilidad civil del conductor frente a terceros. De este modo, si te ves involucrado en un accidente y resulta que tú eres el causante, la compañía se hará cargo de las reparaciones del otro vehículo implicado (si lo hay) pero no del tuyo ni de tus posibles lesiones.

En ese sentido, hay que informarse de las distintas coberturas, la asistencia en viaje y la reparación de daños propios son las dos que más se usan y ambas están incluidas en el seguro “a todo riesgo”. Muy importante, si alguien más va a conducir nuestro coche, debemos informar al seguro o nos puede salir caro. Si le dejamos el coche a nuestro hijo y en el seguro solamente figura nuestro nombre, en caso de que le ocurra cualquier incidente, la aseguradora no se hará responsable.

Tenemos claro que un despiste lo puede tener cualquiera, una columna mal situada, un bordillo rebelde, una llamada o WhatsApp que no deberíamos atender, el navegador que se equivoca de ruta, un jabalí cruzando sin avisar o las prisas traicioneras. Se pueden dar muchos casos en los que suframos un accidente y, si sucede, nos alegraremos de que sea un choque tonto o algo leve.

¿Cómo reaccionar ante un accidente de coche leve?

En este tipo de situaciones inesperadas, muchas personas tienden a bloquearse y, aunque sepan perfectamente que hay que mantener la calma y que no es para tanto, los nervios pueden ser traicioneros. Así que si sufres algún percance sobre ruedas, ten en cuenta estos pasos:

  • No entorpecer la circulación: tanto tú como si hay otro implicado, intentad mover los vehículos donde no sean un obstáculo para los demás conductores. Allí podréis realizar más tranquilamente las gestiones pertinentes.
  • Visible y correctamente indicado: recuerda las clases de autoescuela y ponte el chaleco reflectante para que te vean bien. Del mismo modo, coloca los triángulos a 50 metros por delante y detrás del vehículo.
  • Llama a la compañía: si no hay ningún otro vehículo implicado, ponte en contacto con tu compañía de seguros o tu mediador de confianza para que empiecen a tramitar la ayuda. Seguro que te mandan una grúa o un experto.
  • Parte de accidentes: si habéis tenido un choque o golpe entre dos coches, deberéis rellenar un informe que explique los detalles del siniestro. En la mayoría de los casos el “culpable” asume el error y se zanja con lo que se llama un parte amistoso. Cada uno se queda una copia y acude con ella a su compañía o mediador de seguros.
  • Avisa a la policía: en caso de que no lleguéis a un consenso o se complique la situación, no dudes en llamar a la policía.

Como no, os recomendamos conducir siempre con la máxima precaución y andaros con mil ojos. Más vale llegar un poco tarde pero de una sola pieza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro