Campamentos de verano

¿Qué debo tener en cuenta si llevo a mi hij@ a un campamento de verano?

Actividades al aire libre, grupos reducidos, uso de mascarilla e higiene de manos son algunas de las medidas básicas para evitar los contagios entre los peques
Erika Parlon
Erika Parlon

Siempre antes de dejar a nuestros hij@s en un campamento de verano, nos informamos bien sobre el centro, la ubicación, las actividades y desplazamientos que harán… Pero, con todo lo que está sucediendo con la crisis sanitaria del Covid-19, nuestra preocupación es aún mayor.

Ante todo, lo que más les preocupa a los padres y madres es que sus peques estén seguros. Es decir, que el centro aplique todas las medidas necesarias para evitar contagios. Pero, ¿qué aspectos se deben cumplir para que podemos dejar con tranquilidad a nuestros hij@s? Aunque no existe un protocolo único con medidas de seguridad y de higiene, como os indicamos en un artículo anterior, todo apunta a que el distanciamiento físico y las medidas higiénicas como el lavado de manos seguido y llevar mascarillas son fundamentales.

¿Distanciamiento físico o ‘grupos burbuja’?

El Ministerio de Sanidad recomienda mantener una distancia interpersonal de al menos 1,5 m, pero llevar esta medida a la práctica en el caso de los más pequeños no solo puede resultar complicado, sino perjudicial para su desarrollo emocional. Entonces, ¿qué se puede hacer?

Lo más recomendable es trabajar en ‘grupos burbuja’; es decir, llevar a cabo todas las actividades, convivir y dormir  con el mismo grupo de niños y monitor. El cual estará compuesto por un número reducido de personas, de manera que no solo se facilite su manejo y control, sino que permita aislar rápidamente a sus miembros en caso de presentarse algún positivo.

Uso correcto de mascarillas

Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es el uso de las mascarillas por parte de los peques. ¿Cómo lo controla el campamento?, ¿es obligatorio siempre?, ¿únicamente, lo es en determinados escenarios?, ¿a partir de qué edad?

En este caso, como padres debemos saber qué medidas se adoptarán desde la organización para asegurar su correcto uso. Como por ejemplo: supervisión por parte de los monitores, obligación de cambiar la mascarilla al cabo de las horas recomendadas, entre otras. En este sentido, debemos asegurarnos que nuestros hijos lleven siempre en sus mochilas dos o tres mascarillas higiénicas de recambio, que previamente les habremos enseñado a ponérselas, retirarlas y desecharlas con seguridad.

Reforzar medidas de higiene y limpieza

Sin duda, una buena higiene y limpieza es clave para prevenir el contagio por coronavirus. Como padres hemos trabajado con nuestros hij@s, durante todo este tiempo, cuestiones como las relacionadas con lavarse las manos con más frecuencia y durante más tiempo. Pero, es importante que desde el campamento, también se fomente este hábito y no se deje al criterio del niño, especialmente si hablamos de los más pequeños.

No está de más que sepamos qué medidas se llevan a cabo para incentivar o recordar el lavado de manos, cada cuánto tiempo lo hacen, si este está supervisado por monitores -especialmente en el caso de los niños más pequeños-, cómo se lleva a cabo esa higiene: ¿con agua y jabón?, ¿geles de hidroalcohol?, ¿ambos sistemas?. También, es importante que sepamos cómo se asegura la higiene en el caso de actividades al aire libre: por ejemplo, tirolinas, rocódromos, prácticas deportivas…

Por otra parte, también debemos conocer cómo se realiza la limpieza y desinfección de las instalaciones, cada cuánto tiempo se limpia, cómo se procede con la desinfección de estancias de uso continuo: desde cuartos de baño, fuentes de agua, vestuarios, a comedores…, o cómo se lleva a cabo la higiene de las habitaciones o tiendas de campaña, etc. Si tenemos dudas mejor preguntarles a los organizadores, así nos iremos a casa con la tranquilidad de que nuestros peques están en buenas manos. De hecho, los campamentos deben abordar este tema de manera prioritaria, aportando información clara y detalla a las familias.

Mejor actividades al aire libre

Como sabemos, en los campamentos se realizan actividades de todo tipo: magia e ilusionismo, cine, robótica, circo, cocina, deportivos, gestión emocional… Ahora bien, este año lo más importante es saber dónde se realizarán. Es decir, a la hora de decantarnos por un centro u otro, es importante conocer el porcentaje de actividades que se realizarán al aire libre, frente a aquellas que se desarrollan en entornos cerrados, pues los expertos aseguran que el riesgo de contagio se minimiza en exteriores.

En los casos de campamentos que cuenten con piscina o zona de baño también debemos conocer previamente cómo se llevarán a cabo las actividades de ocio acuáticos (horarios/turnos, aforos, medidas de desinfección, distancia de seguridad…), así como advertir a nuestros hijos que no debe compartir material de piscina con otros compañeros.

Funcionamiento del servicio de comedor

Debemos saber cómo funciona el servicio comedor y qué medidas higiénico-sanitarias se aplican para evitar contagios. En este sentido, es recomendable preguntar si se trata de un autoservicio o no; cuál es el aforo máximo permitido; si existen turnos de comida; cómo se distribuye a los niños en las mesas; qué protocolos de limpieza se llevan a cabo; si existe la posibilidad de llevar tupper o comida de casa, etc.

También, es fundamental que el niño entienda que no puede compartir sus utensilios como platos, cubiertos, bandejas, vasos, cantimploras…, con otros compañeros, y que la higiene de manos antes y después de comer es imprescindible.

Cómo actuar en caso sospecha

Otro aspecto importante que como padres debemos conocer, es cómo actúa la organización del campamento si se detecta alguna sospecha de infección por coronavirus, durante el trascurso de las actividades, -tanto en monitores y coordinadores, como en niños-.

Así mismo, debemos saber si el campamento trabaja en coordinación con algún centro de salud u hospital, si cuenta entre su plantilla con la figura de un enfermero o enfermera, o si los monitores llevan un registro de la temperatura de los niños antes de comenzar la jornada. Lógicamente, no llevaremos a nuestro hijo al campamento si ha tenido fiebre o ha estado en contacto con sospechosos de COVID en los últimos 14 días.

En definitiva, este año más que nunca, es importante que los padres estemos bien informados antes de elegir el campamento más adecuado para nuestros hijos. Además, contar con un seguro de salud familiar, en el cual, estén incluidos los peques de la casa también puede ser de gran ayuda. En caso de dudas, os recomendamos consultarlo con vuestro mediador de confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar