Puntos que salvan vidas

El carnet por puntos se consolida en Europa como el mejor sistema para controlar el número de infracciones

La reforma del carnet por puntos será uno de los elementos centrales de la política del nuevo director general de Tráfico, Pere Navarro, para tratar de reducir el aumento del número de víctimas en las calles y carreteras españolas. En 2017 se registró una media de 280 accidentes diarios con víctimas y se confirma la tendencia al alza en los últimos cuatro años. Según Tráfico,
España ha perdido su posición como uno de los países que están marcando el paso en lo que a buenas prácticas de seguridad vial se refiere. Navarro ha lamentado que España ocupaba el quinto puesto en Europa y ahora ha caído al octavo lugar. Hay que tomar como referentes a aquellos países que lo están haciendo mejor “para avanzar en la dirección correcta en la mejora de la seguridad vial”.

España ha ido descendiendo puestos y si en 2016 era el quinto país con mejores índices, solo por detrás de Suecia, Reino Unido, Holanda y Dinamarca, hoy ya es la octava después de que la hayan sobrepasado Irlanda, Estonia y Alemania. De todos modos, España todavía está situada entre los países con mejores tasas de siniestralidad, con 39 muertos por cada millón de habitantes frente a una media europea de alrededor de 50. En lo que hay coincidencia unánime es en valorar el carnet de puntos como el sistema más adecuado para controlar el nivel de infracciones de los conductores. España introducirá algunas reformas, como por ejemplo aplicar sanciones más duras (entre 4 y 6 puntos) por uso del móvil mientras se conduce.

Estas son las principales características del canet por puntos en los países europeos:

  • Reino Unido. Tiene un límite de doce puntos, peor en este caso se van sumando a medida que se producen infracciones. Llegar a acumular doce puntos acarrea la pérdida del carnet.
  • Alemania. También sigue el sistema de sumar puntos, pero en este caso el límite está en 18. Las infracciones leves suman entre uno y cuatro puntos, mientras que las graves oscilan entre cinco y siete (por ejemplo, conducir bajo los efectos del alcohol). Cuando el conductor ha acumulado entre ocho y trece puntos, se le recomienda acudir a cursillos de formación. Estos son obligatorios a partir de los catorce puntos.
  • Francia. El sistema francés fue el modelo que inspiró el español. Cada conductor tiene inicialmente doce puntos, que se van restando a medida que va cometiendo infracciones. Si llega a doce se le retira el permiso y debe estar un mínimo de seis meses sin conducir.
  • Portugal. Es el último país en incorporarse al sistema de carnet por puntos. Otorga doce a cada conductor y resta en función de faltas leves (entre uno y tres puntos) o graves (entre 4 y 5). Cuando el conductor tiene un saldo de cuatro o cinco puntos debe acudir a cursillos de educación vial. Si tiene tres o menos ha de repetir el examen de conducir.
  • Italia. Tiene la particularidad de partir de los 20 puntos, que son los que obtienen los conductores inicialmente. Pero si no cometen infracciones durante largos periodos de tiempo, van sumando puntos y pueden llegar hasta 30 puntos. En el sentido contrario, las infracciones restan entre 1 y 10 puntos. Cuando alguien pierde el carnet, debe examinarse de nuevo para restablecer el permiso.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro