Molestias intestinales por el calor

Esos problemas digestivos tan típicos del verano…

Redacción
Redacción
Redacción
Redacción

Con las altas temperaturas veraniegas y los cambios en nuestra dieta habitual y costumbres de alimentación, no es extraño sufrir algunos problemas digestivos en la época estival. A veces lo notamos en forma de menos apetito o la sensación de hinchazón en la zona abdominal. Y es que, con el calor, nuestro sistema digestivo funciona con más lentitud. Y tampoco podemos obviar la posibilidad de intoxicarnos con alimentos en mal estado por las altas temperaturas o de sufrir algo de deshidratación. Te damos algunos datos sobre los trastornos de este tipo más frecuentes.

Problemas digestivos más habituales en verano

– Malestar e hinchazón

En ocasiones, sobre todo tras comidas copiosas o si comemos muy rápido, notamos malestar, pesadez e inflamación en la zona abdominal.

Lo mejor para no verse en esa situación es comer con tranquilidad: trozos pequeños y masticándolos cuidadosamente, de forma que facilitemos su labor a nuestro estómago.

– Deshidratación

Si vas al baño y la orina tiene un color muy oscuro, cuidado, puedes estar sufriendo algo de deshidratación. Si no lo controlamos a tiempo puede producirnos calambres, mareos e incluso síntomas más graves. ¡No te olvides de beber con frecuencia!

– Intoxicación alimentaria

Con el calor, hemos de cuidar especialmente los tipos de comida que ingerimos y su conservación: Las temperaturas veraniegas favorecen la proliferación de bacterias tóxicas. Si vamos a comer fuera de casa (sobre todo, al aire libre) la comida debe estar correctamente conservada y refrigerada, para evitar en lo posible el riesgo de intoxicarnos.

– Diarrea o estreñimiento

Estas alteraciones intestinales son dos caras de la misma moneda y, lamentablemente, grandes ‘clasicos’ de la época estival. A veces nos sucede por consumir algo en mal estado pero, en ocasiones, se debe sólo a cambios radicales en nuestra dieta habitual. Las frutas y verduras pueden ayudarnos a regular de nuevo el buen funcionamiento de nuestro sistema digestivo.

Cómo evitarlos

Ahora que ya tenemos claros los problemas digestivos más frecuentes en esta época, vamos a por algunos consejos preventivos para evitarlos antes de que nos sucedan:

– Menos cantidad de alimentos y más ligeros

Las comidas abundantes en verano no son nada recomendables. Por el contrario, el consumo de frutas y verduras frescas mejorará nuestro bienestar digestivo.

Ensaladas y cremas frescas, como el salmorejo, el gazpacho o el ajoblanco, son perfectas para esta época del año. Más aún si las enriquecemos con proteínas, como trocitos de huevo cocido o jamón serrano.

– Bebe abundantemente, incluso sin sed

Una obviedad: cuanto más elevada es la temperatura, más sudamos, ya que la transpiración es el mecanismo que utiliza necesita nuestro cuerpo para regular su temperatura. Por ello, debemos ingerir agua de forma continua. Así nuestro cuerpo podrá ejercer sin problema todas sus funciones vitales, incluida la digestión.

Pero ese necesario líquido puede consumirse de muchas maneras, no sólo bebiendo agua: comiendo frutas de verano (como melón o sandía), con zumos, las cremas y sopas frías que mencionábamos en el punto anterior, infusiones con hielo, batidos…

– Modera los fritos y el picante

Los alimentos fritos y los picantes pueden producirnos inflamación estomacal y acidez. Sin embargo, las verduras, por ejemplo, nos aportan muchos minerales y pocas calorías, facilitando el tránsito intestinal.

– Actividad física moderada

El sedentarismo no ayuda en nada a nuestro sistema digestivo. Por ello es aconsejable mantener actividad física diaria, acorde con nuestro estado de forma, edad y las condiciones de calor y humedad del entorno. No hace falta correr una maratón cada día: un paseo a primera hora de la mañana o cuando el sol está más bajo contribuirá a nuestra salud digestiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Abducción extraterrestre

Abducción extraterrestre: ¿quién dijo miedo…?

Si eres un nostálgico seguidor de Fox Mulder y te espanta la posibilidad de sufrir todo tipo de pruebas por parte de unos insensibles ‘aliens’, tranquilo: el seguro contra una abducción extraterrestre está aquí para protegerte (pues sí: haberlo, haylo).

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.