¿Por qué no debes viajar con los pies en el salpicadero?

Viajar con los pies en el salpicadero no solo es una costumbre muy peligrosa, sino que también es sancionable.

Es estrictamente necesario que cuando viajemos, mantengamos una correcta postura para no interferir en la función del cinturón de seguridad y los airbags.

Los riesgos son:

  • Daños en la cara: al golpearnos con nuestras propias rodillas, podemos rompernos los pómulos y la mandíbula.
  • Daño cerebral: el mismo impacto con las rodillas puede producirnos un traumatismo craneal.
  • Daño ocular: en caso de que las rodillas golpeen en las cuencas de los ojos, podemos quedarnos ciegos.
  • Fractura de rodilla y pelvis: aunque no nos golpeemos con las rodillas, éstas sufrirán un daño.
  • Daños en la columna vertebral: por el giro y torsión antinatural consecuente.

Veamos un ejemplo. El pasado 2015, Audra Tatum del condado georgiano de Walker en Estados Unidos, viajaba con los pies sobre el salpicadero, cuando tuvo un accidente de tránsito.

Cuando se activó el airbag, sus pies le rompieron la nariz. Tras varias operaciones y después de unas semanas de fisioterapia, sigue con las secuelas del accidente, una cojera en su pie derecho.

Multas

Según el Artículo 18 del Reglamento General de Circulación, el conductor del vehículo debe mantener una adecuada posición al volante, del mismo modo debe velar por que el resto de los ocupantes también la tengan.

La sanción por no tener una postura correcta es de 100 euros. 

¿Qué se recomienda?

  • Todos los pasajeros del vehículo deben mantener una postura correcta.
  • Se debe colocar la parte superior del reposa cabezas a la altura de los ojos como mínimo
  • Las caderas deben quedar bien ajustadas al ángulo que forman banqueta y respaldo.
  • Y por último, todos deben, obviamente ir con el cinturón de seguridad abrochado, y siempre con los pies sobre el suelo. 

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro