Plan de pensiones

Plan de pensiones, PPA o PIAS… ¿Cuál me conviene para mi jubilación?

Elijamos la opción que elijamos lo importante es que se revise su rentabilidad
Erika Parlon
Erika Parlon

Tarde o temprano, a todos nos llega el momento de jubilarnos. Por lo tanto, cuando antes empecemos a pensar en ello y a ahorrar, mejor. Según los expertos para conseguir unas buenas rentas en el momento de nuestro retiro del mundo laboral, necesitamos entre 18 y 20 años de ahorro.

Ahora bien, ¿qué debo tener en cuenta antes de contratar un producto de ahorro? ¿Cómo sé cuál es el que más me conviene? Según Ferran Baró, responsable de Vida e Inversión y Salud Colectivo en Closa Seguros, hay que hacerse dos preguntas básicas:“¿Quieres desgravar o prefieres liquidez? Si para el cliente es prioritario reducirse las aportaciones en la base del IRPF, le recomendaré un plan de pensiones. En cambio, si quiere disponer de sus ahorros en el momento que los precise; le aconsejaré optar por otras fórmulas como un Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS) o un plan de ahorro”.

El siguiente paso sería analizar nuestras necesidades y perfil de riesgo como inversor. Aquí hay varios aspectos importantes que debemos valorar como: la edad, el nivel de ingresos y el riesgo que queramos asumir. Normalmente, a mayor edad se quieren asumir menos riesgos. Es típico, en este sector de la población que triunfen productos como los Planes de Previsión Asegurados (PPA), ya que comparten las ventajas fiscales de los planes de pensiones, pero con mayores garantías.

Una amplia oferta de productos de ahorro

El segundo paso sería conocer la oferta existente. Ya hemos analizado nuestro perfil, necesidades y más o menos, tenemos una estrategia a la hora de invertir. Ahora es el momento de conocer y comparar los productos que existen en el mercado para encontrar el que mejor se adapte a nosotros.

Como comenta Baró: “Dos de las formas de ahorro para la jubilación más extendidas son el Plan de Pensiones individual y el Plan de Previsión Asegurado (PPA). Ambos comparten las ventajas fiscales de reducir las aportaciones en la base del IRPF y el límite máximo de aportación anual en ambos, también es de 8.000 €.

Sin embargo, la principal diferencia entre estos dos sistemas está en la seguridad. El PPA siempre nos va a garantizar que cuando nos vayamos a jubilar al menos recuperemos el dinero que hemos invertido en el producto, haya pasado lo que haya pasado en la Bolsa o en los mercados financieros. En el caso del plan de pensiones individual, no puede ofrecer por sí mismo ninguna garantía, por lo que no es posible asegurar que vayamos a recuperar las aportaciones realizadas en el momento de la jubilación.

Aunque tal como señala Ferran Baró: “Con los tipos de interés de hoy en día, los PPA han perdido un poco el atractivo”. Por eso, ahora han sacado versiones de este producto de mil maneras…”. En esta misma línea, Baró añade la importancia de elegir la opción que más convenga en función de cada caso: “si te quedan muchos años para jubilarte mejor elegir un plan en Bolsa y si te quedan pocos, es preferible uno que no tenga riesgos”. Otra de las grandes ventajas que destaca Baró de un Plan de Pensiones es:  “Se trata de uno de los pocos productos que no paga impuesto de sucesiones. Es decir, que se traspasa de padres a hijos o a hermanos sin pagar nada”.

Si tenemos dudas sobre cual es mejor de los dos; os interesa saber que los planes de pensiones y los PPA son perfectamente compatibles y están en continua competencia, pudiendo traspasarse de uno a otro, tantas veces como se quiera, sin incurrir en ningún coste fiscal.

PIAS y SIALP, ¿quizás los menos conocidos?

En cuanto a otras fórmulas de ahorro como los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), un híbrido entre un plan de pensiones y un seguro de vida-ahorro y los Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo (SIALP), una forma de ahorro planteada a 5 años; también tienen sus pros y contras.

Tal como afirma Baró: “Un PIAS no desgrava, no baja tu base de lo que aportas, pero la gran diferencia con el plan de pensiones-que siempre le ha lastrado- es que cuando tu lo cobras ese plan de pensiones, todo lo que recibes tanto lo que has ido ingresando como los intereses que te ha generado, todo va a tu base”.

“Además, con todos los productos que hay en el mercado, el PIAS ha perdido el atractivo, sobre todo si se opta por la versión garantizada. Ahora bien, si lo haces a través de fondos sin garantizar o Unit Linked, podemos obtener mejores resultados. La gracia es que si mantienes un PIAS durante 13 años, si ese dinero lo reconviertes en una renta vitalicia, en teoría no pagarías los intereses”, remarca Baró.

Respecto al SIALP, Ferran Baró recuerda: “Este producto se creó para las empresas para que se ahorraran el impuesto de sociedades. Es decir, ponías dinero en una empresa y si lo mantenías 5 años, todas las plusvalías generadas estaban exentas de pagar impuestos de sociedades. Como tuvo cierto éxito, también se hizo para particulares. Aunque desde mi punto de vista profesional, aún sigue siendo el gran desconocido”.

La importancia de la rentabilidad

Un tercer aspecto crucial es analizar las rentabilidades. Tal como señala Baró: “Nunca se puede dejar a una persona con el mismo plan de pensiones hasta que se jubile. Hay que revisar de manera periódica su rendimiento, teniendo en cuenta las tendencias del mercado”. En este sentido añade: “Es preferible decantarse por un plan con cierto riesgo, pero que esté bien gestionado que no a la inversa, porque si no al final acabamos perdiendo dinero.

En definitiva, en función de nuestra situación personal, de si priorizamos ventajas fiscales, liquidez o rentabilidad, nos decantaremos por una opción u otra. Lo más importante es que tomemos consciencia, cuanto antes, de la necesidad de ahorrar para nuestra jubilación, ya que de esta forma, podremos mantener nuestro nivel de vida, una vez estemos fuera del mercado laboral.

En caso de dudas sobre la opción que más os conviene, os aconsejamos que os pongáis en contacto con profesionales del sector como Ferran Baró, Responsable de Vida e Inversión y Salud Colectivo en Closa Seguros, ya que son los que mejor pueden informaros y asesoraros sobre la fórmula de ahorro que más os conviene.

Una respuesta

  1. Lamentablemente tal y como esta la situación financiera actual hay que irse hoy día productos de riesgo si queremos conseguir y sobre todo consolidar un capital un poco «decente» y está continuamente revisando posibles cambios si el producto lo permite, al menos con edades medias o altas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar