Dispara a un perro y recibe 14.500 dólares

Un hombre gana una demanda tras ser mordido por una pequeña mascota a la que estaba tiroteando.

En las facultades de periodismo se utilizaba a menudo una frase tópica para explicar qué es noticia. “Es noticia cuando un hombre muerde a un perro y no cuando sucede al revés”. Esta sentencia es válida normalmente, pero hay excepciones como la protagonizada por dos vecinos de Little Rock, la ciudad más importante del estado de Arkansas. La historia realmente es peculiar porque dio paso a una demanda con un final como mínimo cuestionable.

En octubre de 1999, un vecino de Little Rock llamado Jerry Williams presentó una demanda contra un vecino suyo alegando que su perro le había mordido en el trasero. La justicia americana admitió la denuncia y se fue a juicio. En el transcurso de la vista se fueron conociendo detalles muy curiosos. El primero de ellos fue la raza del perro. No se trataba de un perro de una raza calificada de violenta, como los pitbull o los rottweiler. Se trataba de un beagle, una raza de perros pequeños que no suelen alcanzar los 40 centímetros de altura y que se caracterizan por su carácter pacífico. Lo extraño de la situación aumentó cuando se pudo demostrar que, además, el pequeño animal estaba atado a la valla de la casa y no tenía capacidad de movilidad para perseguir a nadie.

La clave del caso estaba en saber por qué y cómo el perrito había logrado morder al vecino. En el juicio quedó demostrado que Jerry Williams accedió a la valla armado con una escopeta de perdigones que usó varias veces para disparar contra el perro. Pese a su endeblez, la mascota llegó a defenderse y a darle un mordisco en el trasero a su agresor. El jurado reconoció los hechos y admitió que Williams había provocado al animal por lo que redujo la cantidad a percibir, pero pese a ello el demandante logró ser indemnizado con 14.500 dólares más los gastos médicos.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro