¡Peligro! Unicornio letal en las playas…

Unos grandes flotadores con forma de unicornio son la moda de este verano pero ya han provocado diversos rescates en el mar

El año pasado fue el flamenco y este año la moda del verano está siendo el flotador gigante en forma de unicornio, aunque también se ven muchos donuts y helados. Su popularidad de disparó, de hecho, cuando la selección inglesa de fútbol publicó imágenes en las redes sociales con este flotador y también a partir de la emisión de un reality show en el que los concursantes los utilizaban.

Tengan la forma que tengan, lo cierto es que son letales en el mar. Lo demuestra el hecho de que en Reino Unido hayan provocado ya más de 20 rescates y las autoridades hayan pedido a la población que no los utilicen en las playas, pues están pensados para ser usados en piscinas.

En España, el 72% de los incidentes en el agua que precisaron rescate en 2017 se produjeron en las playas y sólo en un 10% de los casos había bandera roja, según el informe de la Asociación Española de Técnicos en Salvamento Acuático y Socorrismo (AETSAS). En total, AETSAS contabilizó 980 incidentes con 539 personas fallecidas, casi un centenar más que el año anterior y el doble que en 2013. De entre los fallecidos, el 75% eran hombres y sólo 32 eran menores.

¿Por qué se ahogan tantos adultos? El peligro radica en que en el mar hay corrientes que llevan hacia dentro, conocidas como resaca, oleaje y vientos que arrastran. Además, en alguno de los recientes casos de rescatados en el Reino Unido se daba la circunstancia que la víctima se habían quedado dormida sobre el flotador, por lo que no pudo percibir que era llevada mar adentro.

Frecuentemente, se menosprecia el peligro de las corrientes de resaca, cuando en realidad son la causa de la mayor parte de rescates y ahogamientos en las playas de todo el mundo porque son impredecibles. Se originan en la orilla, sobretodo en bancos de arena y espigones, y adquieren fuerza porque contienen el agua de las olas que ya han roto, por la inclinación del fondo o por la confluencia de otras corrientes. En este último caso, el más peligroso, es difícil salir de la corriente. Lo mejor es no luchar contra ella, dejar que te lleve y tratar de salir hacia los lados, en diagonal o en paralelo a la orilla.

El consejo, para no ponernos en peligro, es no confiarnos con ningún hinchable en el mar y siempre observar el movimiento del agua en superficie, ya que suele producirse un contraste entre la zona de corriente de resaca, donde hay pocas olas o ninguna, y la línea espumosa de las olas adyacentes. No porque el mar no esté embravecido es siempre seguro.

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro