Parecerse a un famoso es agotador

De pequeños todos creemos que llegaremos a ser algo importante, conocidos y reconocidos por nuestras hazañas. ¿Qué pasaría si tu único logro es parecerte a alguien?

En esta situación se encontraba Allen Ray Heckard, un residente de Portland (Oregon), cuyo supuesto parecido al jugador de baloncesto Michael Jordan le había arruinado la vida. Con esta premisa presentó una demanda contra el propio Michael Jordan y el fundador de Nike, Phil Knight.

¿El fundador de Nike? Sí, supuestamente Knight había ayudado a la explosión de la fama de Jordan y por ello también le consideraba responsable. Por ello les demandó por 832 millones de dólares, 416 millones de cada uno.

Supuestamente su parecido le había causado durante los últimos 15 años, y lo que le quedaba, daños emocionales y persecuciones públicas que acabaron ocasionando mucha angustia y problemas de nervios.

Heckard retiró la denuncia sin dar razones, aunque un portavoz de Nike declaró a la prensa que no se había realizado ningún acuerdo, simplemente le recordaron que terminaría pagando los costes judiciales si la demanda iba a juicio.

Las semejanzas son a discreción, que cada cual opine, pero en la vida real, Heckard es ocho años mayor, pesaba 13 kilos menos y era 15 centrímetros más bajo en aquel entonces.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro