okupar

Descubre las diferencias entre «okupar», allanar o usurpar

Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto
Elisabet Mejuto

Ocupar, del latín occupare. La RAE lo define como “tomar posesión o apoderarse de un territorio, de un lugar, de un edificio, etc. invadiéndolo o instalándose en él”. Últimamente este verbo ha copado espacios televisivos, titulares en prensa y tanto revuelo ha hecho que “la okupación” acabase en el Ministerio de Interior.

Pero ¿cuánto de hay de cierto en el “tremendo aumento” de la okupación en el estado español? ¿Ha sido una estrategia para ocultar el incremento de los desahucios? ¿Qué diferencias legales existen entre ‘allanamiento’ y ‘usurpación’?

Empecemos definiendo conceptos: 

La usurpación de una propiedad ajena en España constituye delito. Así lo refleja el Código Penal en el artículo 245, por el que se establece que “el ocupare, sin autorización debida, de un inmueble, vivienda o edificio ajeno que no constituya morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses”.

El allanamiento de morada se produce cuando alguien entra de forma ilegal en el lugar en el que habitas. Este delito está tipificado en el artículo 202 del Código Penal; además, está castigado con entre 6 meses y 2 años de prisión, o entre uno y cuatro años en caso de que se produzca con violencia.


La diferencia entre estos dos delitos reside, básicamente, en el uso que se le da al inmueble ‘okupado’. En un allanamiento de morada, la policía podría entrar en cualquier momento en la vivienda ocupada y expulsar a las personas que hay dentro de la casa, porque se considera que se le otorga un uso habitual.

La morosidad no es okupación

El 3 de septiembre de este 2020 salía a la palestra mediática una noticia donde un hombre de Mataró recuperaba un piso mientras sus moradores estaban de vacaciones. El vecino de Mataró es el propietario del piso, pero “los supuestos okupas eran inquilinos”. Según Manuel Marquez, el propietario, “le alquiló el piso a un amigo hace seis años por la cantidad acordada de 400 euros al mes. Como tenían relación de amistad, no reflejaron el pacto en ningún contrato, y el inquilino solamente pagó los tres primeros meses de alquiler, y no ha vuelto a abonar ningún importe”.

En este caso, si los supuestos okupas eran sus inquilinos, que habían dejado de pagar, no habían incurrido ni en allanamiento, ni en usurpación, sino en morosidad.

La okupación en datos

El Ministerio de Fomento sitúa el parque de vivienda español en 26 millones y más de 19 millones son viviendas habituales. El Instituto Nacional de Estadística (INE) -de 2011- estima que hay unos 3,4 millones de inmuebles vacíos. Según el SEC (Sistema Estadístico de Criminalidad, en 2019 fueron usurpados 14.621 inmuebles. Al parecer, en el primer semestre de 2020 se registró un ligero repunte, con 7.450 denuncias.

En cuanto a los índices de ‘okupación’, de las 7.450 denuncias, 3.611 tienen origen en Cataluña. Es decir, la región se sitúa en el epicentro de la noticia.

¿Qué puede hacer el seguro en estos casos?

Lo cierto es que en el seguro de hogar, además de cubrir los riesgos básicos, existe la posibilidad de cubrirte en caso de ocupación ilegal. En algunos casos se hacen cargo de los gastos de la reparaciones (si fuesen necesarias). Un seguro de protección jurídica también contempla las reclamaciones en el ámbito de la vivienda y te ampara legalmente si alguien ‘okupa’ tu casa.

Si el problema está vinculado a un alquiler de piso problemático, el tema ya es otro, como ya hemos dicho. Pero también existen seguros específicos que cubren ante impagos o daños en inmuebles alquilados; no dudes en consultar a tu mediador para informarte sobre las diferentes opciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.