Cuida oídos en verano

No te olvides de ellos: cuida tus oídos en verano

En verano los oídos están más expuestos a la humedad y a los cambios de presión. Todo ello puede provocar molestias e incluso infecciones. Te damos algunos consejos para que las evites y disfrutes a tope de tu tiempo de relax.
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

Bañarse en la playa o la piscina, bucear, escalar una montaña, subirse a un avión, tomar horas y horas el sol… ¿Te has parado a pensar que todas estas actividades, tan típicas del verano, pueden afectar a tus oídos? Pues sí, principalmente porque en la mayoría de ellas se produce una combinación de humedad con altas temperaturas y esto es el caldo de cultivo perfecto para que los gérmenes se instalen en tus orejas y puedan provocarte infecciones.

Por ello, es conveniente tomar una serie de precauciones para que cuides de tu salud auditiva. Quizás estamos más acostumbrados a proteger nuestra piel y vista en verano, para evitar quemaduras solares y conjuntivitis, respectivamente. Sin embargo, los oídos suelen ser los grandes olvidados. Ahora bien, prestarles un poco más de atención está en tus manos. Aprovechamos para darte algunos consejos para que los mantengas sanos y evites que una otitis u otro tipo de infecciones arruinen tus vacaciones: 

Secarlos al salir del agua

Una de las recomendaciones clave es secar correctamente los oídos al salir del agua. Este simple gesto puede prevenir posibles infecciones a causa del exceso de humedad. Además, esta práctica debe mantenerse durante todo el año, es decir, también cada día cuando salgas de la ducha. Lo que sí que debes dejar de lado es el uso de bastoncillos a la hora de llevar a cabo tu higiene diaria, ya que son contraproducentes. A veces, su uso puede provocar pequeñas heridas que facilitan la aparición de infecciones, eliminan en exceso la cera -la cual constituye un elemento de defensa para el oído- y, ocasionalmente, pueden llegar a producir traumatismos sobre las estructuras del conducto auditivo.

L@s peques, los más afectad@s

Como era de imaginar, este tipo de afecciones auditivas afectan con mayor frecuencia a los niñ@s, a quienes les encanta estar todo el rato chapoteando en el agua. Obviamente, tanto rato en remojo prolonga la humedad en el oído y el consiguiente riesgo de desarrollar otitis. Por otro lado, también debes echar un vistazo a las orejitas de los pequeños de la casa porque, si tienen alguna herida o rascada, también puede filtrarse algún germen y provocarles una infección.

Cuidado con las zambullidas e inmersiones

¿Eres de los que se tiran de cabeza al agua o de los que saltan en bomba? ¡Cuidado!, porque el aumento repentino de la presión en los oídos, debido a la entrada brusca en el agua, puede ser perjudicial para la salud auditiva. Además, es recomendable evitar tirarse a la piscina o al mar desde grandes alturas, ya que la entrada de gran cantidad de agua de golpe puede afectar de forma perjudicial al oído.

En cuanto a las inmersiones ocurre lo mismo. En caso de realizarlas a una profundidad mayor de cinco metros es importante que lo hagas con conocimiento de las técnicas que favorezcan la compensación aérea en el oído medio. Si no lo haces de este modo y con cuidado, el oído puede verse muy afectado. Incluso puede llegar a dañarse el tímpano debido al cambio de presión. 

Evita taponamientos en viajes

La sensación de taponamiento es habitual con los cambios de presión atmosférica que se producen al viajar en avión, en tren o al subir una montaña. En principio, si no existen problemas en el oído, con prácticas tan sencillas como tragar saliva o mascar chicle será suficiente para abrir la trompa de Eustaquio.

Ojo con el aire acondicionado

Otro factor con el que debes tener cuidado es con los cambios de temperatura. En verano es típico encender el aire acondicionado para paliar el calor sofocante al que se está expuesto. Pero, cuidado, porque en ocasiones genera corrientes de aire frío que inciden directamente sobre los oídos. Este aire a baja temperatura puede provocar dolores, por lo que lo mejor siempre es mantener el ambiente a una temperatura de unos 22ºC. También es aconsejable intentar colocar recipientes con agua para humedecer la estancia.

Protege tus oídos de la música alta

Otra de las actividades típicas del verano es la música. Fiestas populares, festivales y conciertos… ¿A quién no le gustan? Pero, atención, porque también puedes poner en riesgo tu salud auditiva. Te recordamos que un sonido por encima de 80 decibelios puede ser traumático para el oído. En estos eventos la presión sonora suele ser superior a esta intensidad. Por lo tanto, podría generarte una disminución de audición o incluso acúfenos (zumbidos o pitidos en el oído). Por eso, es del todo recomendable ponerte tapones. De esta manera, se amortigua la presión sobre el tímpano a la vez que te permite mantener la atención en la música.

Recuerda siempre que, en el supuesto de padecer algún percance, contar con un seguro de salud te va a permitir ponerte en contacto con los mejores especialistas, en este caso, otorrinolaringólogos, y tener acceso a una asistencia sanitaria de calidad e inmediata, incluso estando de vacaciones.  Sin duda, el periodo estival es un momento en el que disfrutar, descansar y coger fuerzas para el resto del año. Pero, eso sí, siempre con la suficiente precaución para no dañar nuestra salud. Si tienes dudas sobre las coberturas de tu póliza médica o quieres ampliarlas, antes de irte de viaje, te recomendamos que lo consultes con tu mediador de confianza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Abducción extraterrestre

Abducción extraterrestre: ¿quién dijo miedo…?

Si eres un nostálgico seguidor de Fox Mulder y te espanta la posibilidad de sufrir todo tipo de pruebas por parte de unos insensibles ‘aliens’, tranquilo: el seguro contra una abducción extraterrestre está aquí para protegerte (pues sí: haberlo, haylo).

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.