mitos del seguro

¡No te creas todo lo que te digan sobre el seguro!

Repasamos algunos de los mitos y falsedades que se han creado en torno al seguro de la mano de Unespa y su programa “Estamos Seguros”.
Catalina Gil
Catalina Gil
Catalina Gil
Catalina Gil

Cuando hablamos de mitos, a todos nos vienen a la mente los grandes dioses y héroes griegos sobre los cuales hemos construido historias y descrito atributos extraordinarios y excelentes. Pero no somos conscientes de que, cuando nos referimos al seguro, a veces hacemos lo mismo, creando una idea errónea y fantasiosa sobre sus coberturas y prestaciones.

Lo más curioso es que los que se inventaron estas historias mitológicas sobre dioses y héroes clásicos son los mismos que empezaron a aplicar conceptos semejantes al seguro. Exacto, ¿quién le iba a decir a los egipcios allá en el 2.225 a.C. que las cuotas que pagaban para asegurar sus ritos funerarios cuando murieran se convertirían en “seguros de decesos”? ¿O a los babilonios, los creadores de las primeras empresas del sector dedicadas al comercio marítimo, que sus préstamos para mercaderes evolucionarían hasta tal punto que ahora aseguramos hasta a nuestras mascotas?

Así es, hace siglos que nacieron los seguros, y aunque su historia da para otro artículo, hoy hablaremos de aquellas historias ‘mitológicas’ que se han creado alrededor de las aseguradoras y sus productos. 

Seguro de Salud no apto para tercera edad, falso

En numerosas ocasiones hemos escuchado que las aseguradoras de salud echan a sus clientes cuando son mayores o tienen enfermedades graves, pero eso es mentira. Precisamente, lo que hacen las aseguradoras es autorregularse, para no oponerse a la renovación del contrato de aquellos asegurados que tienen enfermedades más graves o son mayores de 65 años y lleven 5 años en la entidad.

Otro de los mitos del seguro de salud es que las empresas sólo aceptan clientes jóvenes porque, según el ‘mito’, suponen menos coste. Pues lo cierto es uno de cada seis españoles asegurados tiene más de 60 años y uno de cada tres, más de 50.

Hay que tener en cuenta que el sistema asegurador español de salud gasta cada día una media de 4 millones de euros tratando a pacientes con dolencias graves o muy graves, según Unespa

Seguro de decesos: caro y sólo para viejos

Cuando hablamos del seguro de decesos, muchos se imaginan a una persona mayor pagando su entierro antes de morir, ¿no? Por sorprendente que parezca, la realidad no tiene nada que ver con que los seguros de decesos sólo tengan clientes mayores. La mitad de los españoles con un seguro de decesos no llega a los 50 años, y uno de cada tres asegurados tiene menos de 34 años. Otro dato curioso que desmonta estas teorías es que uno de cada 10 asegurados de decesos tiene menos de 10 años de edad.

Otro de los grandes mitos del seguro de decesos es que las aseguradoras pagan mucho menos de lo que han recibido del cliente. Pues también es falso. Lo cierto es que cuando un cliente asegura su funeral lo adquiere por lo que se llama una “suma agregada”. Si el entierro acaba costando menos de lo que el cliente ha pagado, la aseguradora reembolsa la diferencia; pero si cuesta más, la aseguradora corre con el sobrecoste sin exigirle más dinero a la familia del cliente.

La jubilación

Muchos dicen que es imposible ahorrar para la jubilación sin arriesgar dinero, pero en España hay 7 millones de españoles que cuentan con planes de ahorro a través de sus seguros de vida.

Contratar seguros para proteger lo ahorrado no es una pérdida de dinero, al contrario, es una garantía de futuro. Los seguros de vida ofrecen rentabilidades aseguradoras para el ahorro que protegen el dinero del cliente para que lo tenga disponible durante su jubilación.

“No contrates un seguro de hogar, no te cubrirá nada”

Al asegurar tu hogar, garantizas que si hay algún desperfecto será la aseguradora la que se encargue de los gastos de reparación y sustitución de los daños. Pero como con todos los seguros, se han sacado conclusiones erróneas. Muchos afirman que el seguro paga cantidades muy bajas al indemnizar electrodomésticos antiguos. Mentira. El seguro del hogar, en términos generales, indemniza un bien por el valor que tiene nuevo para que el cliente pueda comprarse un electrodoméstico con las mismas características que el dañado.

Otro seguro vinculado del que no se habla tanto pero también está estigmatizado por una falsa creencia es el seguro de hipotecas. Muchos defienden que es un coste adicional que no sirve para nada, pero cada día mueren en España 13 personas con una hipoteca pendiente de pagar de la cual se hace cargo el seguro de vida.

Falsas afirmaciones sobre las aseguradoras

Como todas las empresas, las aseguradoras tienen opiniones negativas que pueden manchar su imagen. Pero en este caso vamos a analizar las principales afirmaciones que se hacen sobre ellas.

El principal problema de las aseguradoras son las reclamaciones. Cada año registran más de 15.000 reclamaciones que tratan de solucionar rápidamente, pero a veces no dan abasto. Es por eso que escuchamos que no contestan y no se hacen cargo de los desperfectos. Pero si nos remitimos a los datos, considerando los pagos y servicios que realizan a sus clientes, sólo 2 de cada 1.000 clientes consideran que algo no ha salido como esperaban. Además, hay que destacar que, actualmente, el plazo medio de resolución de una reclamación es de dos semanas mínimo.

Por otro lado, otra creencia es que la asesoría legal que ofrece una aseguradora sólo mira por el bien de la empresa. Otra mentira. La ley exige que la aseguradora ofrezca un servicio de defensa jurídica que le garantice la defensa de los intereses del cliente.

La mejor solución para no caer en estas falsas creencias es confiar en un mediador de seguros que te explique bien todas las clausulas y condiciones de tu contrato. De este modo, al contratar un seguro sabrás que condiciones tienes y cómo funciona en cada procedimiento. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.