No pierdas tu billete, es tu seguro

tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
Spread the love

Redacción
10 de enero de 2018

Cuando pagamos un billete para un transporte público una parte del precio corresponde se destina al Seguro Obligatorio de Viajeros, conservarlo es nuestra garantía en el caso de accidente

 

Cuando compramos un billete para un transporte público, éste no solo sirve para demostrar que hemos pagado el trayecto también es la garantía para nuestro seguro de viaje, hablamos concretamente del Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV). Esta cobertura va incluida en el precio del billete del transporte público y nos protege en el caso de accidente tanto en territorio español como si viajamos al extranjero, siempre que nuestro destino de origen sea España. Esta póliza cubre los daños corporales, por lo que se haría cargo de las posibles indemnizaciones y la asistencia sanitaria que nos fuera necesaria.

Los transportes que incluyen este tipo de seguro son los autobuses, trolebuses, tranvías urbanos e interurbanos, ferrocarriles y hasta los trenecitos turísticos, los teleféricos, los telesillas, los funiculares, las telecabinas y los telesquís. También las embarcaciones marítimas como los ferris o los barcos turísticos. El requisito imprescindible es que sean vehículos públicos y tengan una capacidad de más de 9 plazas.

Cómo reclamar en caso de accidente

Este seguro entraría en juego cuando debido a un accidente tenemos lesiones, por ejemplo, en el caso de un choque, de una avería o incluso si el vehículo se sale de la carretera. Y no solo nos cubre cuando estamos dentro del vehículo, también cuando accedemos o salimos del transporte.

Si por desgracia hay que hacer uso de él, lo que debe hacer el afectado es comunicar a la compañía de transportes lo ocurrido, certificar mediante un informe médico los daños o lesiones y lo más importante, mostrar el billete que será como nuestro contrato o póliza de seguros.

Una vez se compruebe la veracidad de los hechos, el demandante podrá cobrar la indemnización que corresponda. El responsable sería la compañía de transportes, pero si ésta no tuviera contratado este seguro, sería el Consorcio de Compensación de Seguros el que se haría cargo de las reclamaciones y los pagos.

Las indemnizaciones

Este es el punto crítico de este seguro. Algunas organizaciones de consumidores han denunciado que las indemnizaciones han quedado anticuadas y no se corresponden con el nivel económico actual. Lo cierto es que desde que se aprobó la normativa para el SOV en 1989 el baremos de indemnizaciones para este seguro apenas se ha actualizado.

De esta forma, en su momento se estableció la indemnización en caso de muerte en 6.000.000 de pesetas lo que actualmente corresponde a 36.000€, una cifra que muchos colectivos por la defensa del consumidor consideran insuficiente. Igual pasa en casos graves como la tetraplejia que están valorados con 42.000€ o si nos fijamos en lesiones más leves, como un brazo o una pierna rota, nos correspondería cobrar 1.200€.

Con todo, lo que está claro es que cuando viajemos con transporte público debemos cuidar de nuestro billete y guardarlo hasta que finalice nuestro trayecto. Mejor prevenir que curar.

Te puede interesar