Niños solos en casa, ¿sí o no?

Antes de decidirnos, debemos tener en cuenta la madurez de nuestros pequeños y algunos consejos útiles

Reuniones de trabajo, compromisos, una cena con amigos… A veces, por diversos motivos nos vemos con la necesidad de dejar a nuestros hijos solos en casa. Pero, ¿cuál es la edad adecuada para hacerlo?

De entrada, la respuesta a esta pregunta no es sencilla. Es decir, ni siquiera la ley española establece una edad idónea para que los hijos se puedan quedar solos en el hogar. Sin embargo, el artículo 172 del Código Civil si contempla el desamparo. En caso de producirse, los padres deben hacer frente a una sanción que puede ir desde la cárcel hasta perder la tutela de los hijos.

Así pues, se trata de una cuestión de sentido común. Como padres sabemos cuando nuestros hijos están preparados. Es decir, cuando tienen el raciocinio y la autonomía suficiente para poder quedarse sin problemas sin nuestra compañía. Lógicamente, nunca se nos pasaría por la cabeza dejar a una criatura de dos o tres años sola, porque sería una absoluta imprudencia.

En líneas generales, varios pediatras afirman que la edad más recomendada es entre los 9 y los 12 años. Pero, no es fórmula matemática… Se trata de una decisión que  depende del grado de madurez de cada niño o niña. Es decir, cada caso es un mundo… Hay niños que con tan sólo 8 años pueden permanecer solos en casa durante un corto periodo de tiempo sin complicaciones. Sin embargo, otros no se ven capaces hasta cumplir los 13 o 14 años.

Por todo ello, no debemos dejar a un menor sin nuestra supervisión hasta que estemos completamente seguros que puede asumir esta situación sin ningún riesgo. Es decir, que cuando cerremos la puerta de casa, nos vayamos tranquilos y convencidos de que todo va a ir bien.

Algunos consejos a seguir

Ahora bien antes de dar el paso, os damos algunas recomendaciones útiles para cuando creáis que vuestros peques están listos:

  • De forma progresiva. Aunque veamos que nuestros hijos se van haciendo mayorcitos, son capaces de entretenerse por si mismos y no pasaría nada porque se queden un rato solos en casa; lo ideal es que lo hagamos poco a poco. Es decir, evitaremos dejarles solos de la noche a la mañana. Para que se acostumbren y lo vean como algo normal. Podemos empezar por dejarles a solas cuando vamos a comprar algo a la tienda de al lado o a tirar la basura. Así veremos cómo se comportan en estos breves periodos de tiempo.
  • No les transmitas inseguridad. Debemos intentar transmitirles confianza y tranquilidad. Por lo tanto, evitaremos decirles constantemente, que vigilen con esto o lo otro, para no asustarles innecesariamente. Lo más acertado es dejarles claro aspectos fundamentales como que no abran la puerta a ningún desconocido o que no pongan nada en el fuego, ni enciendan electrodomésticos, entre otros aspectos.
  • Números de teléfonos útiles. Es muy sensato dejarles anotados, los números de teléfono tanto nuestros como el de la vecina o vecino que es de nuestra confianza. Tampoco os olvidéis de dejarles apuntados los números de emergencia como el 112 o el de la policía. De esta manera, si necesitaran hablar con vosotros o algo va mal sabrían rápidamente, a quién acudir. También mientras estamos fuera, no está de más que les hagamos una llamada de vez en cuando, ya que es una manera de saber cómo van y de hacerles saber que estamos ahí.
  • Siempre dejar algo de comida. Por costumbre, les dejaremos algo preparado de comida a nuestros hijos, aunque estemos poco rato fuera y no coincida con la hora de la comida o la cena. Es conveniente hacerlo porque si el pequeño tiene hambre y no le hemos dejado nada preparado, seguramente intentará cocinarse algo por su cuenta, pudiéndose quemar con el horno o la vitro o cortarse con los cuchillos, etc.
  • Mantenerles ocupados. Para que no noten tanto nuestra ausencia, lo ideal es que nuestros pequeños estén entretenidos haciendo alguna actividad. Por ejemplo, les podemos decir que hagan puzles, jueguen un rato con la consola, lean el libro que más les gusta, jueguen, vean la televisión… Mientras están distraídos haciendo alguna de estas cosas, no nos echarán tanto de menos y evitaremos que empiecen a investigar por la vivienda y puedan hacer alguna cosa que conlleve riesgos.

Además de seguir estos pequeños consejos; contar con un seguro de hogar con Responsabilidad Civil también os dará la tranquilidad que necesitáis ante las posibles travesuras o despistes de los más pequeños. Imaginaros que vuestros hijos se olvidan de cerrar los grifos de casa o tiran sin querer algún objeto por la ventana y lesionan a alguien… Ante estas y otras situaciones, es necesario curarse en salud y contar con una buena póliza para tu vivienda.

Si tenéis cualquier duda o consulta, lo más recomendable es que os pongáis en contacto con vuestro mediador de confianza.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro