Mi casa rural, la preferida de los turistas

Antes de ponerla en alquiler, contrata un seguro multirriesgos y evitarás disgustos

Con el paso de los años todo va cambiando y al final, aquella vivienda en el pueblo a la que siempre ibas a pasar los fines de semana o las vacaciones en familia, ahora vas muy poco y se queda prácticamente vacía durante todo el año. Pero, ¿te has planteado alquilarla algunos fines de semana o en verano?

Sin duda, el turismo rural está en auge y cada vez cuenta con un mayor número de seguidores. Hoy en día, los pueblos tranquilos y apartados de las grandes urbes suelen ser un gran reclamo para urbanitas que buscan tranquilidad, sosiego y estar en contacto con la naturaleza. Por lo tanto, si alquilas tu segunda residencia, podrás sacarle un gran partido.

De entrada, te puede proporcionar unos ingresos extra que te permitirán afrontar imprevistos o incluso invertir en mejoras y mantenimiento para que tu inmueble no pierda valor con el paso del tiempo.

Consejos previos a tener en cuenta

Antes de alquilar tu finca rural es conveniente que apliques el sentido común y tengas en consideración las siguientes aspectos:

  • Establece un precio adecuado, comprueba en internet ofertas similares para comprobar que tu precio está en sintonía con la posible competencia.
  • Puesta a punto en limpieza, mobiliario y decoración. Incluso si hace falta hacer una pequeña reforma; no te lo pienses. Todo ello hará más atractiva tu vivienda, recuerda que las primeras impresiones son muy importantes.
  • Tener en cuenta ciertos aspectos legales, como por ejemplo: reflejar los ingresos que obtienes del alquiler en la declaración del IRPF, entre muchos otros.
  • Cuida a tus inquilinos antes, durante y después. Es importante que mantengas una comunicación fluida con ellos en el proceso de reserva, en el tiempo que se alojarán en tu casa de vacaciones y en el proceso de devolución de la fianza. Si están satisfechos hablarán muy bien de ti en redes sociales, con sus amistades… Lo cual probablemente se traduzca en más clientes.
  • Pon tu anuncio en Internet. Hoy en día, nadie mira los anuncios de alquileres en la prensa, la mayoría los busca por Internet. Por lo tanto, debes publicar tu anuncio allí con un diseño atractivo y con todos los datos de información necesarios. Diferenciarse de la competencia no es fácil, por lo tanto, todo cuenta.

No olvides asegurar tu finca

Otro aspecto crucial es contar con un seguro adecuado para nuestra vivienda rural. Como comenta nuestro experto en seguros de cabecera, Rafael Nadal: “en este tipo de fincas es muy recomendable, por no decir imprescindible, disponer de unas coberturas aseguradoras precisas”. Por lo tanto, antes de ponerla en alquiler deberemos tener en cuenta dos cuestiones básicas:

  • Revisar las coberturas, tanto las generales como las opcionales.
  • Revisar límites y franquicias.

Tal como señala Nadal uno de los aspectos más importantes es: “hacer una correcta y amplia descripción del riesgo para evitar, en caso de siniestro, que tenga aplicación la regla de equidad por no haber informado de las posibles incidencias”.

En este sentido, deberemos indicar a la aseguradora:

  • La situación de la finca con indicación de la distancia al núcleo urbano más próximo.
  • Las características del camino de acceso.
  • El número de habitaciones.
  • El número máximo de personas.
  • Los días en alquiler (máximos y mínimos).
  • Los servicios que se ofrecen (desayunos, comidas, alquiler de bicicletas, etc.).
  • Las instalaciones deportivas y si dispone de piscina.

En cuanto al tipo de seguro, Nadal afirma: “el más adecuado para estas fincas, seas persona física o empresa son las pólizas multirriesgo incluyendo la responsabilidad civil, el lucro cesante o pérdida por día y los bienes de terceros (clientes)”. En caso de convertir a tu finca en un alojamiento rural, es decir en una empresa, es importante destacar la opción que nos ofrece la compañía aseguradora Allianz a través del seguro Multirriesgos de Empresas, el cual tiene un condicionado específico para alojamientos rurales con las coberturas más adecuadas.

Si se trata de una propiedad particular, es decir, de una segunda residencia, la cobertura es a través de un multirriesgo del Hogar. Pero, es recomendable que prestes atención a las limitaciones que establecen las pólizas al tratarse de una segunda residencia. Aquí también cabe destacar el seguro Multirriesgos de Hogar (Allianz Hogar Plus), ya que otorga prácticamente las mismas coberturas que el seguro de hogar de una vivienda habitual.

En definitiva, si estás pensando en alquilar tu casa rural este verano y tienes dudas; lo más recomendable es que te pongas en contacto con profesionales del sector.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Twitter

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro