Me voy de Interrail ¿Qué debo tener en cuenta?

Recuerda ser previsor, llevar poco equipaje y un seguro de viaje en tu mochila

Llega el verano y muchos jóvenes aprovechan para vivir una auténtica aventura: hacer un Interrail. Sin duda, visitar toda o casi toda Europa en tren, durante un mes, a un precio sorprendentemente económico es ¡una experiencia irresistible!

Buscar las mejores conexiones, dormir mientras viajas, ver paisajes inolvidables, conocer a gente de todo el mundo… ¿Es un sueño hecho realidad? No cabe duda que se trata de una vivencia muy enriquecedora, pero para que puedas sacarle el máximo partido, debes tener en cuenta toda una serie de aspectos.

Consejos para vivir el mejor viaje

 Antes de oír la mítica frase: ‘pasajeros al tren’, debes tener en consideración algunas cositas importantes. ¡Toma nota!:

  • Compra tus billetes con tiempo. Parece una obviedad, pero muchas veces lo dejamos para última hora y se agotan los billetes o sólo quedan disponibles a las peores horas. Además, es muy sencillo desde la página web oficial de Interrail, los puedes comprar. Ahora bien, no los recibirás al momento, ya que se envían por correo postal. Sé precavido y hazlo con suficiente antelación para evitar tener que retrasar el inicio de tu viaje. El envío es gratuito a España y suele tardar unos 11 días laborales. En caso de que necesites hacerte con ellos antes, puedes optar por el envío de pago Premium; en este caso sólo tarda 3 días.
  • Planifica tu recorrido antes de salir. Previamente, es recomendable que planifiques la ruta. Es decir, que estudies un poco qué países visitarás y mires el calendario de actividades, ya que, en verano en muchas ciudades europeas se organizan diferentes festivales o celebraciones. Así no tendrás que irte sin disfrutar de aquel concierto o actividad que no querías perderte. Asimismo, también te recomendamos que seas flexible y estés abierto a la improvisación. Por el camino, seguramente, harás nuevos amigos o te enterarás de nuevos planes interesantes que también querrás aprovechar.
  • Establece un presupuesto. Es importante fijar una cantidad para gastar y no excederte. Para ello debes llevar una previsión de gasto diario y contarlo todo. Especialmente, porque en estos viajes surgen imprevistos y sorpresas… Así que lo ideal es llevar la contabilidad, para que tu viaje no acabe antes de lo previsto, por falta de fondos.
  • Poco equipaje. Recuerda que te vas a mover mucho, así que no salgas de casa con una mochila llena a reventar, porque puedes pasarlo muy mal. Es mejor llevar un equipaje mínimo con lo que sea realmente necesario. No hace falta que lo llenes todo a tope de ropa o comida. En muchos sitios donde te alojarás podrás lavar la ropa y en cualquier sitio de Europa encontrarás supermercados para poderte comprar algo. Ante todo, piensa en tu comodidad.
  • Es preferible viajar de noche. Consulta bien los horarios de tren, y en el caso de trayectos largos entre ciudades, opta por los horarios nocturnos. Esto tiene dos ventajas: por un lado, no perderás un día de viaje y por otro, no pagarás una noche de alojamiento. Quizá al principio te cueste, pero en pocos días; te habrás acostumbrado y no tendrás ningún problema para dormir a bordo de un tren. Ahora bien, ten en cuenta que de vez en cuando, también necesitas descansar en una cama como dios manda. De esta forma, podrás recuperar fuerzas para seguir con tu ruta.
  • No te estreses. Tranquilo que Europa seguirá estando ahí cuando acabes tu Interrail. No se trata de que visites el máximo número de países; si no de que disfrutes de la experiencia. A veces no es necesario ver todos los museos, monumentos o puntos de interés de tu guía de viajes… Sentarte en un plaza y disfrutar de un café, también es una bonita forma de descubrir la esencia de las ciudades y sus gentes.

No te olvides del seguro de asistencia en viaje

Finalmente, aunque no vayas a ir al Tíbet, viajar aunque sea por Europa, también implica estar expuesto a ciertos riesgos. Es decir, mientras disfrutas de tu Interrail, puedes sufrir un accidente o tener alguna emergencia médica.

En caso de necesitar ser atendido por un especialista, debes saber que la Tarjeta Sanitaria Europea “no lo cubre todo” y no ofrece las mismas prestaciones que tendrías en un centro médico de tu país. Por eso, lo más adecuado es viajar con un seguro de asistencia en viaje. De esta manera, te facilitarán todo lo que necesites, poniendo a tu disposición los equipos y servicios médicos más adecuados para atenderte allí donde te encuentres.

Poniéndonos en lo peor, si ocurre un accidente de mayor gravedad; es decir, si estás herido o enfermo, tu seguro de viaje se hará cargo de la repatriación o del traslado hasta una clínica u hospital. También, se ocuparán de llevarte a tu domicilio si es preciso.

Por otra parte, si te ves obligado a anular tu viaje por causas de fuerza mayor, te reembolsarán los gastos de cancelación. Además, si pierdes tu mochila o equipaje durante tu viaje o te roban tus documentos, también se encargarán de gestionar su búsqueda y te ofrecerán las correspondientes indemnizaciones.

Así que si estas vacaciones de verano, vas a recorrer el viejo continente en uno de sus más viejos transportes: el tren; hazlo con plenas garantías con tu seguro de asistencia en viaje. En caso de tener dudas, te recomendamos que te pongas en contacto con profesionales del sector.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La reproducción sin permiso explícito está prohibida. Todos los derechos reservados.

© TiempoSeguro