Mascarillas trabajo

Mascarillas que te protegen durante toda la jornada laboral

Durabilidad, homologación, composición y respirabilidad son sólo algunos de los aspectos a tener en cuenta
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon
Erika Parlon

Antes sólo llevaba mascarilla el personal sanitario, trabajadores que manipulaban sustancias peligrosas… Pero, la pandemia ha generalizado su uso para toda la población. En un principio, se nos hacía cuesta arriba ponérnosla… Sin embargo, con el paso del tiempo se ha convertido en un complemento básico en nuestro día a día. De hecho, ya son una parte de nuestra vestimenta; una prenda más con la cual, también, nos gusta ir a la moda y crear estilo.

Así pues, a medida que ha evolucionado el COVID-19 hemos pasado de las mascarillas quirúrgicas a las de tela o higiénicas. Lógicamente, ya que, tenemos que ir con ellas puestas a todas partes, nos gusta combinarlas con la ropa, poder personalizarlas y encontrar el diseño que mejor se identifique con nuestros gustos personales. Por eso, muchas marcas se han lanzado a confeccionar mascarillas con diseños llamativos y originales. Pero, eso sí, utilizando materiales que proporcionen seguridad y comodidad.

Ahora bien, aparte de ir a la moda y no perder el glamour, lo más importante es que nuestra mascarilla sea eficaz y que nos proteja durante toda la jornada laboral, habitualmente de unas 8 horas al día. 

Las siete características de una mascarilla segura

Pero, ¿cómo podemos saber cuál es mejor? ¿Qué características debemos tener en cuenta a la hora de elegir esta prenda para que sea adecuada? Pues, sobre todo, debemos fijarnos en estos siete aspectos:

  • Protección. Las mascarillas deben asegurar y garantizar una protección eficaz a lo largo de una jornada laboral. Además, como aconsejan los fabricantes, aunque las mascarillas higiénicas reutilizables anti-Covid protegen durante largos periodos de tiempo, es muy recomendable hacer un descanso en su uso cada 30 o 45 minutos. 
  • Durabilidad. Por otra parte, las mascarillas deben mantener todas sus propiedades tras el mayor número de lavados posibles. Una mascarilla que nos asegure mantener todas sus características después de 40 o 50 lavados puede ser una buena opción. Aunque las mascarillas de tela no pueden ofrecer el mismo nivel de protección que las sanitarias, el hecho de que se puedan desinfectar y reutilizar las ha convertido para muchas familias en una solución más ecológica e incluso económica.
  • Homologación. Deben especificar claramente a qué normativa española están sujetas en su fabricación, UNE 0064-1 y UNE 0064-2, para las no reutilizables, y UNE 0065, para las reutilizables. También, la normativa CWA 17553:2020, creada por el Comité Europeo de Normalización y publicada el 17 de junio de 2020, asegura a nivel comunitario que es una mascarilla que cumple con los requisitos mínimos para el diseño, producción y evaluación de la capacidad de filtrado, respirabilidad y resistencia a los lavados de las mascarillas higiénicas reutilizables. 
  • Cuidado de la piel. Se debe siempre recurrir a mascarillas en las que se garantice la ausencia de sustancias y mezclas químicas nocivas en el proceso de fabricación, así como en los textiles utilizados para su confección. Eso evitará enrojecimiento de la piel, picor y desarrollo de enfermedades cutáneas.
  • Composición. Según la OMS, lo ideal, es que tenga un mínimo de tres capas de materiales: una interna de un material hidrofílico (que absorbe agua con facilidad, como el algodón); otra de material hidrófobo (que repele el agua), para limitar la contaminación externa a través de la nariz y la boca del usuario; y otra hidrofóbica media, de material sintético no tejido, como el polipropileno o una capa de algodón, para mejorar la filtración o retener las gotas.
  • Respirabilidad. Además de protegernos y proteger a los demás, las mascarillas también deben permitir una respirabilidad adecuada. Según los expertos, todas las mascarillas en el mercado tienen que superar una serie de tests de eficacia y respirabilidad para su comercialización.
  • Comodidad. La mascarilla debe ser lo suficientemente ergonómica para cubrir boca, nariz y mentón sin dejar huecos en el resto de la cara y así evitar tanto que se expulsen gotitas de saliva que pueden contener el virus como que se introduzcan dichas gotitas de fuera.

En tiempos de COVID para proteger nuestra salud y la de los demás es imprescindible que salgamos de casa con la mascarilla puesta. Además, en esta época tan compleja, disponer de un seguro médico nos va a dar la tranquilidad y seguridad que necesitamos. Contaremos con una asistencia sanitaria rápida y eficaz; con amplias coberturas, incluso las relacionadas con el coronavirus como la posibilidad de realizar pruebas PCR o serológicas a un precio especial, etc.

Por lo tanto, no lo dudéis más; ahora más que nunca merece la pena contar con un extra de protección como el que nos ofrecen las pólizas de salud. Si tenéis dudas sobre cuál es la que más os conviene, os recomendamos que lo consultéis con vuestro mediador de confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Los españoles confían en las vacunas contra el COVID

Los españoles confían en las vacunas contra el COVID-19

Según un estudio internacional del Grupo AXA, el 83% de los españoles está dispuesto a vacunarse. De este modo, nuestro país cuenta con una de las tasas de predisposición más altas a nivel mundial, en la misma línea que Italia, China y Reino Unido.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando damos por supuesto que te sientes seguro con nosotros ya que, ¿qué mejor que estar seguro en Tiemposeguro? Tus galletas están seguras con nosotros, lo prometemos.