Luto en el estadio

tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro
tiemposeguro

Redacción
17 de mayo de 2018

El fallecimiento de deportistas en activo suele conllevar una indemnización del seguro de vida para la familia y el club

No es muy frecuente, pero cada vez se dan más casos en los que un deportista de élite fallece en pleno ejercicio de su carrera. Las causas son diversas y causan un impacto brutal en la familia de los afectados, en el colectivo deportivo al que pertenece el atleta y en la sociedad en general que no está acostumbrada a que una persona joven y sana tenga este desenlace. Por ejemplo, este año Italia quedó sacudida por la muerte del defensa de la Fiorentina Davide Astori, que falleció a causa de una bradiarritmia mientras dormía en su habitación. Al margen de la pérdida humana, hay varios aspectos económicos ocasionados por el fallecimiento del deportista. En muchos casos, el club al que pertenece tiene suscrita una póliza de seguros que le garantiza unos ingresos si se produce el fallecimiento. Además, la familia del deportista suele estar cubierta por un seguro de vida.

Recientemente, la prensa se ha hecho eco del acuerdo extrajudicial entre dos aseguradoras para pagar la cantidad correspondiente por el seguro de vida del futbolista del RCD Espanyol Dani Jarque, fallecido el 9 de agosto de 2009 mientras participaba en el stage de pretemporada del equipo catalán. El Espanyol cobró 5,7 millones de euros del seguro por la muerte de su capitán hace nueve años. El club llegó el pasado mes de febrero de 2018 a un acuerdo con las dos aseguradoras que tenía contratadas para la plantilla del primer equipo en el momento del fallecimiento, según adelantó el diario AS. Después de las denuncias interpuestas en 2014, y tras celebrarse varias vistas en sede judicial (la última ya en segunda instancia), finalmente ambas partes pactaron una cantidad de 5,7 millones de euros, un ingreso que ya tenía consignado el Espanyol para el presupuesto de la temporada 2016-17.

El litigio comenzó cuando el club reclamó a las aseguradoras la indemnización correspondiente al seguro de vida que tenía contratado. En 2014, la sentencia no le dio la razón al Espanyol, pero el club decidió recurrir. En abril de 2016 el fallo fue a favor y las aseguradoras debían pagar 3 millones, pero nuevamente recurrieron y ahora, antes de dictarse sentencia, decidieron pactar. La cantidad, además, se ha ido incrementando con los intereses de demora.

Te puede interesar