Accidentes

Los tres tipos de accidentes más comunes

Tanto en el coche como en el trabajo o en casa debemos extremar la precaución para evitar lesionarnos
Erika Parlon
Erika Parlon

Un accidente es un suceso eventual o acción de la cual, resulta daño involuntario para las personas o las cosas. Así es como se define en el diccionario y la verdad es que es cierto, los accidentes ocurren de repente, cuando menos nos los esperamos y pueden provocarnos lesiones de mayor o menor gravedad.

Por eso, es importante saber en qué situaciones o ámbitos son más frecuentes para poder prevenirlos. Los accidentes más habituales son los de tráfico, pero también se producen con una elevada frecuencia en el trabajo y en el hogar.

Sin duda, los siniestros de tránsito son una de las principales causas de muerte, y si no ponemos remedio entre todos puede convertirse en la primera en las próximas décadas. Casi 1,24 millones de personas pierden la vida cada año en las carreteras de todo el mundo. Aunque la mayoría de accidentes ocurren de forma fortuita e involuntaria, también es cierto que si conducimos de forma responsable y prudente, podremos ponerle freno a más de un 80%.

La importancia de respetar las normas de circulación

Es decir, debemos respetar las normas de circulación; evitar el exceso de velocidad; llevar puesto el cinturón; los adelantamientos prohibidos; utilizar el móvil con manos libres para evitar distracciones; dar prioridad a los peatones, ya que son los más vulnerables; si notamos fatiga parar en áreas de descanso para evitar quedarnos dormidos y bajo ningún concepto conducir si hemos bebido. No en vano, cada año la DGT nos advierte en sus campañas de los riesgos a evitar, porque también está en nuestra mano reducir la siniestralidad.

Otro ámbito propenso a la accidentalidad es el laboral. Si lo pensamos es normal, ya que en el trabajo pasamos muchas horas. Los accidentes laborales son lesiones físicas o psíquicas que el trabajador puede sufrir como consecuencia de la realización de las actividades propias de su empleo. Aunque cada vez se hace más hincapié en su prevención, las últimas cifras indican que, en el último año, las lesiones provocadas por la actividad laboral han aumentado un 6,9%.

Aunque el sector con más porcentaje de accidentes es el de servicios, ya que también es el que cuenta con mayor ocupación, son los sectores de la construcción, la industria y la agricultura los que registran un mayor número de accidentes laborales graves e, incluso, mortales, derivados del uso de maquinarias pesadas y peligrosas que aumentan el riesgo de accidente.

En las oficinas también hay riesgos

Al hablar de accidentes laborales, solemos pensar inmediatamente en sectores como los anteriores. Pero las oficinas, aunque tienen un riesgo poco elevado de accidentes graves, también son un lugar en el que mantener la precaución.

Los accidentes laborales más frecuentes en estos espacios suelen ser: caídas; resbalones y tropiezos; caídas desde la altura, las escaleras son la causa de unos 5.000 accidentes laborales al año y algunas de esas caídas provocan lesiones muy graves; cortes y heridas; golpes; electrocutarse por contacto con elementos eléctricos como cables, enchufes, conexiones provisionales, etc.

Por otra parte, las lesiones provocadas por el sobresfuerzo muscular y la fatiga física son accidentes muy presentes en todos los sectores laborales. Además, de las lesiones físicas, también es importante tener en cuenta otras de tipo psicológico como: la fatiga mental, el estrés, la ansiedad y la depresión que se producen dentro del entorno de trabajo y cada vez más, se las considera como accidente laboral. De hecho, en los últimos años ha supuesto la segunda causa de baja laboral.

¡Cuidado en casa, también hay riesgo de accidente!

Finalmente, después de una larga jornada laboral, llegamos a casa, ese lugar donde nos sentimos seguros, donde por fin podemos desconectar y descansar. Pero, cuidado, porque ¿sabíais que los contratiempos en casa son la cuarta causa de muerte en la UE, detrás del cáncer, de patologías del corazón y de enfermedades cardiovasculares? Al pasar tanto tiempo en el hogar, el riesgo de accidente también aumenta. De hecho, durante los meses de confinamiento, el número de incidentes domésticos creció de forma considerable.

Entre los accidentes más comunes en nuestros hogares, están: las caídas y golpes, atragantamientos, intoxicaciones, lesiones por electricidad, cortes y quemaduras. En cuanto a estancias del hogar, la cocina y el baño suelen ser los dos lugares donde más siniestros se producen.

Cómo remediar los percances domésticos

Para remediar las caídas y golpes se recomienda evitar las superficies resbaladizas, especialmente en lugares próximos a las escaleras o en los balcones, utilizar siempre alfombrillas en el baño, y no desplazarse por la casa a oscuras o corriendo.

En cuanto a las intoxicaciones, sobre todo en el caso tener hijos pequeños, no dejéis objetos de pequeño tamaño a su alcance. No basta con no proporcionarles juguetes pequeños, ya que cualquier objeto que se encuentren en el suelo, para ellos es motivo de  exploración y juego. Además, debéis guardar los productos de limpieza fuera de su alcance, ya que pueden confundirlos con una bebida e intoxicarse. Lo mismo con los medicamentos, siempre fuera del alcance de los peques.

También, mucho cuidado a la hora de accionar un aparato eléctrico cuando estamos descalzos o con los pies mojados, después de haber salido de la ducha. Evitad manejar o enchufar aparatos a la corriente en estas condiciones, ya que podéis electrocutaros. Además, el empleo de protecciones en los enchufes y la desconexión del interruptor general de electricidad en caso de reparaciones, ayuda a prevenir estos riesgos.

Tampoco nos olvidamos de las quemaduras. Para evitarles, no debemos olvidarnos de ir on cuidado ante el contacto con cualquier superficie de calor, especialmente cuando utilizamos sartenes, enchufes, recipientes con líquido caliente… Así evitaros dañarnos y evitar los temidos incendios.

En definitiva, aplicar el sentido común, ser precavidos y responsables nos ayudará en más de una ocasión, a evitar accidentes tanto de tráfico, laborales como en casa. Además, contar con un seguro de auto, de salud y de hogar, nos ayudará a estar protegidos en todas las actividades de nuestro día a día. En caso de dudas, os recomendamos poneros en contacto con vuestro mediador de confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar